galicias >> versos (índice)

Galicias.com: una casa para todos


Índice de poesías, cuentos ...
Frases bonitas

 

TERTULIA DE FOTOGRAFÍA: hoy os dejo unas ideas sacadas en gran parte de un Taller de Retrato impartido en Ourense por Gloria Rodríguez (la Petite Ecole)

JACINTO.- Hoy me enseñaron otra forma de enofcar retratos con Photoshop y quiero compartirla con vosotros, mis queridos amigos tertulianos. Hay que seguir los siguientes pasos:

ABRIR la foto en Photoshop.

CAPA>DUPLICAR CAPA

FILTRO>OTRO>PASO ALTO y poner el RADIO en 3 pixeles. OK.

Abrir la ventana de capas, y en el modo de fusión de capas en vez de normal poner "luz suave". Si se quiere se puede entrar en la ventana de la "opacidad" y bajarla lo que se crea conveniente (70 %, o lo que guste)

CAPA>ACOPLAR IMAGEN.

(Si queremos enfocar más todavía podemos repetir otra vez esta operación)

ZACARIAS.- Pues yo hoy hice también un gran descubrimiento en relación con el Photoshop: lo maravillosa que es la herramienta de la "tirita" para curar las heridas de los rostros ... o lo que es lo mismo, que la herramienta "pincel corrector" es fantástica para corregir granitos o lunares o pequeñas manchas solares en el rostro... y también para borrar los cables que estorban en el cielo en los paisajes... Y esa misma herramienta se puede incluso usar para disimular arrugas en el entrecejo, en los ojos, etc...

JACINTO.- Pues yo también descubrí hoy lo importante que es una buena iluminación para que salga bien un retrato. Antes conocía que hay una luz mala (como por ejemplo la luz solar directa y dura) que había que evitar. Y para eso ponía al sujeto a la sombra antes de hacerle un retrato... Pero hoy he visto que no basta con "evitar la luz mala"... Sino que luego cuando tienes el sujeto a la sombra... tienes que buscar la luz buena... y para eso hace falta que sea una luz un poco viva. Si a la sombra la luz es totalmente muerta, plana, y apagada... el retrato quedará muy soft... pero muy plano y sin vida... Podemos valernos en ese caso de un REFLECTO para dirigir un poco de luz hacia el rostro del sujeto, para darle vida y alma a su iluminación... y la foto cambiará milagrosamente para mejor. Eso sí, hay que tener cuidado de que el reflector no "ciegue" al sujeto... y para eso normalmente es mejor usar un reflector blanco que uno plateado... pues este último refleja demasiada luz y puede molestar al sujeto en los ojos...

LEOPOLDINA.- Pues a mi lo que más me ha gustado de lo que he aprendido es que para hacer un buen retrato hay que "dirigir" al sujeto... decirle cómo se tiene que maquillar, cómo se tiene que vestir, y cómo se tiene que colocar... Un truco muy simple, por ejemplo, es colocar al sujeto por ejemplo sentado, en un plano más bajo que la cámara, y decirle luego que mire hacia la cámara... con este solo gesto se logra que el sujeto mire un poco hacia arriba, estirando el cuello, y haciendo que desaparezca su "papada"... Un retrato debe buscar que el retratado salga bien, que salga guapo, que se guste... Hay que buscar la belleza de cada persona.

ZACARÍAS.- Pues yo esto último no acabo de entenderlo del todo... yo creo que en un retrato hay que buscar ante todo la verdad. Creo que en la fotografía de retrato la verdad es más importante que la belleza. Para mi un buen retrato es aquel quelogra captar al individuo en ese instante en que deja "caer su máscara" y se muestra tal como es. Sólo así habremos captado el alma de la persona. No se trata de capatar una imagen bella... sino de captar una imagen verdadera, auténtica...

LEOPOLDINA.- Ay Zacarías, tu siempre con tus ideas decimonónicas!

 

 

 

Novedad: buscad lo que cuenta Gregorio en relación con la MÁSCARA DE ENFOQUE

GREGORIO.- ... Pero para mi la mejor forma de aumentar el enfoque de una foto es la siguiente:

IMAGEN>MODO>16 BITS
CAPA>DUPLICAR CAPA
Desmarco la capa nueva (fondo copia) pinchando en el "ojito" y selecciono la otra capa (fondo) y sobre ella hago lo siguiente:
FILTRO>DESENFOCAR>DESENFOQUE GAUSIANO>3 pixeles.
Selecciono y marco o hago visible la capa de arriba (fondo copia) y sobre ella hago:
IMAGEN>APLICAR IMAGEN y en la pestaña capa eligo la de "fondo", en fusión pongo "añadir", luego en escala pongo "2" y finalmente marco la pestaña "invertir"... y OK (a pesar de que parece que ha desaparecido todo).

Después combino las dos capas mediante "luz lineal"

Acto seguido hago IMAGEN>AJUSTES>BRILO Y CONTRASTE>y subo el contraste al 100% (en la capa "fondo copia"). OK.

Y al terminar acoplo las capas, en CAPA>ACOPLAR IMAGEN.

Todo esto parece muy largo pero se puede gravar como una "acción" y aplicarlo luego automáticamente. Para gravarlo hacemos:

VENTANA>ACCIONES y en la ventana de acciones pinchamos en el cuadradito que está abajo, a la izquierda de la papelera, para crear una acción nueva, a la que le ponemos el nombre de enfocar, y pulsamos "gravar" y repetimos todos los pasos antes vistos:

IMAGEN>MODO>16 BITS
CAPA>DUPLICAR CAPA > OK
Desmarcar la capa de arriba y seleccionar la de abajo
FILTRO>DESENFOCAR>DESENFOQUE GAUSIANO>3> OK
Selecciono y marco y hago visible la capa de arriba.
IMAGEN>APLICAR IMAGEN...capa=fondo; fusión=añadir; escala=2; marcar "invertir" OK
Combinamos las capas en "luz lineal"
IMAGEN>AJUSTES>BRILLO Y CONTRASTE>contraste=100 OK
CAPA>ACOPLAR IMAGEN.

Y al acabar le damos al cuadradito que está abajo a la izquierda de todo de la ventana "acciones" para detener la grabación.

Después para aplicar esta acción a cualquier fotografía abrimos VENTANA>ACCIONES y pinchamos en el nombre o título de esta acción ("enfocar") y le damos al play o triangulito que hay abajo de la ventana de capas, en tercera posición. Y podemos darle una o varias veces, según queramos enfocar algo, más o mucho...

De todos modos es importante no pasarse, porque si se exagera el enfoque el efecto puede ser poco agradable...

Y no olvideis que en el flujo de trabajo el "enfoque" debe hacerse al final, después de haber hecho todos los demás retoques y ajustes...

TERTULIAS DE FOTOGRAFÍA

     Un grupo de amigos se reúnen en las tardes lluviosas de domingo para conversar sobre un tema que les apasiona a todos ellos: la fotografía.
     Jacinto es autodidacta. Lleva más de veinte años haciendo fotografías. Es de la vieja escuela. Usa una cámara Nikon, reflex y analógica, y tiene unos buenos objetivos, todos ellos también de marca Nikon. Sostiene que los objetivos de Nikon son insuperables y que la fotografía digital no ha logrado alcanzar la calidad que da la fotografía analógica.
     Zacarías se dedica a hacer fotos en sus ratos libres. Tiene una cámara Canon reflex digital con objetivos Canon. Dice que le gusta el color que dan las Canon.
     Leopoldina acaba de comprarse su primera cámara digital y está loca por aprender a hacer con ella buenas fotografías.
     Andrea es una profesional de la fotografía. Además de vivir de sus reportajes de BBC (Bodas, bautizos, comuniones...), también siente la fotografía como una forma de expresión artística. En sus momentos de ocio hace fotografía creativa. Sus fotografías se han expuesto en importantes salas, con notable éxito tanto de público como de crítica.
     Gregorio es profesor de fotografía. Conoce los principios fundamentales y los explica como nadie.
     Estos son los personajes principales de la tertulia. Algunos días se suman a la conversación algunos amigos ocasionales. A todos ellos les iremos conociendo poco a poco. Y a lo mejor aparecen otros nuevos...


Día 7 de diciembre de 2008

- Leopoldina: Me acabo de comprar una cámara digital compacta. Quiero que me deis los consejos fundamentales para hacer con ella buenas fotografías.
- Zacarías: Lo primero que tienes que hacer es leerte despacito el manual de la cámara. Antes de nada necesitas familiarizarte con tu cámara y conocerla.
- Jacinto: Estoy totalmente de acuerdo. Coge el manual. Léetelo entero, de cabo a rabo, incluso aquellas partes que no entiendas. Y según vas leyendo el manual vete experimentando con la cámara, para ver las funciones que tiene, y para ver cómo responde. Necesitas conocer tu cámara y familiarizarte con ella.
- Leopoldina: Está bien. Lo haré. Pero además de eso ¿qué otros consejos me podéis dar?
- Zacarías: Para empezar puedes poner la máquina en posición de “automático”. Más adelante irás aprendiendo otras cosas.
Es importante que aprendas a coger la cámara y a sujetarla. Debes coger la cámara con las dos manos, sujetándola con firmeza para que no se mueva mientras disparas. Para las pequeñas cámaras digitales compactas un buen truco es apretarlas firmemente con el dedo índice de la mano hacia abajo y con el dedo pulgar hacia arriba, para que así ambas fuerzas se equilibren y la cámara se mantenga quieta.
- Jacinto: Además debes sujetar la cámara de tal modo que tus dedos no tapen cosas importantes de su cara delantera, tales como el objetivo, el flash, u otros elementos que puedan intervenir en la toma de fotografías. ¡Ten cuidado también de que la correa de la cámara no tape el objetivo! Ah!: y ¡no te olvides de quitar la tapa del objetivo antes de hacer la foto!
- Zacarías: Debes saber también que en las cámaras digitales siempre hay que apretar el botón del disparador hasta la mitad, y dejarle ahí unas décimas de segundo para que la cámara enfoque y mida la exposición, y luego apretar el botón suavemente hasta el fondo. Esto es fundamental. A mucha gente le salen las fotografías desenfocas y mal expuestas porque no aprietan primero el botón hasta la mitad, sino que lo aprietan de golpe y de una sola vez.
- Jacinto: También es importante apretar el botón suavemente. El botón se aprieta, no se golpea. A los que golpean el botón las fotos les salen movidas, porque con el golpe que le dan la cámara se les mueve.
Cuando tomas una fotografía debes respirar despacio, mantenerte totalmente quieta, y apretar el botón con mucha suavidad, llevando primero hasta la mitad de su recorrido, y luego, suavemente hasta el fondo.
- Zacarías: Además recuerda que el dedo pulgar de la mano derecha debe estar apretando la cámara desde abajo hacia arriba para compensar la presión que haces con el índice al apretar el botón.
- Leopoldina: Todo esto me está pareciendo complicadísimo. Me da la impresión de que tengo que atender a muchas cosas a la vez...
- Zacarías: No es nada complicado. Déjame la cámara. Fíjate. Coges la cámara así. Y aprietas suavemente respirando despacio y sin moverte. Eso es todo.
- Leopoldina: Bien. Déjame que pruebe. ¿Así?.
- Jacinto: Sí. Así. Con lo que acabas de aprender ya tienes mucho camino andado.
- Zacarías: Hay otros trucos que también te pueden ayudar a sujetar con firmeza la cámara.
- Leopoldina: Pues anda, desembucha, dime esos trucos.
- Zacarías: Por ejemplo te pueden ayudar de alguno de los siguientes consejos:
• Abre un poco las piernas, separando un poco los pies. Esto te permitirá mantenerte más firme y estable mientras disparas.
• Si puedes apóyate en algo: un muro, una pared, un árbol, un poste…
• Ponte la correa de la cámara al cuello, y sujeta la máquina de modo que la correa quede tensa de modo que te ayude a impedir que la cámara se mueva.
• También puedes usar un trípode, o un monopode…
• Mirar por el visor, apoyando la cámara contra la cara. Ahora estamos muy acostumbrados a tirar fotos mirando por la pantallita, porque nos resulta más cómodo. Pero así es más difícil mantener la cámara quieta en el momento de disparar. En cambio si miras por el visor, el hecho de apretar la cámara contra el rostro ayuda a que la cámara no se mueva.
- Leopoldina: No entiendo como puedo hacer todo eso que dices ¡al mismo tiempo!…
- Zacarías: Pero… es que no son consejos para aplicarlos todos a la vez… sino para escoger de entre ellos el que te sirva en el caso concreto en que te encuentres.
- Leopoldina: Vale. Intentaré tenerlos en cuenta.
- Andrea: De todos modos no te olvides de lo que te dice Alomnesia en el flogup: “sobre todo, mucho amor por lo que haces. El amor es el mejor libro de instrucciones (para todo)”. Esto es fundamental. Si quieres que las fotos te salgan bien ponle amor, ponle pasión… Así tendrán fuerza, mensaje, vida y alma...
Solo el amor puede crear de verdad algo nuevo y bello. El amor es el manantial del que brota la creación artística.
Toda creación es un acto de amor.
- Leopoldina: Hables de lo que hables, tus palabras siempre me iluminan por dentro, y cuando te escucho me siento como si estuviera viviendo en un cuento. Me encanta oírte.

(En ese momento, cuando parecía que la tertulia iba a terminar, llegó Tenasio, un buen amigo, bonachón, franco, y un poco primitivo en lo que a conocimientos fotográficos se refiere. Con él venía Silverio, que tampoco está demasiado ducho en el arte de la fotografía)

- Tenasio: ¿Ya os ibais? Tengo una pregunta para vosotros.
- Gregorio: Dinos.
- Tenasio: ¿En qué se diferencia el diafragma del obturador?
- Silverio: Serás terco. Ya te dije que es lo mismo. Que es el agujerito que tiene la cámara y que a veces se llama diafragma y otras veces obturador.
- Leopoldina: Uy, ¡qué lío!, y el coso ese, llámese como se llame, ¿para qué demonios sirve?
- Jacinto: Pues yo tengo para mí que estáis confundidos, que una cosa es el diafragma y otra muy distinta el obturador. Al menos en las máquinas de verdad, en las analógicas de toda la vida, son cosas diferentes.
- Gregorio: A ver, pongamos un poco de orden. No se me alboroten. Intentaré explicároslo con palabras muy simples, poniéndoos una comparación.
Una foto es una imagen que se grava en la película, (o ahora, -en las cámaras digitales-, en el CCD). La luz entra en la cámara a través del objetivo y al incidir en la película o en el CCD grava en ellos esa imagen.
Para que la imagen quede bien es necesario que entre la cantidad de luz justa y necesaria. Si entra demasiada luz la imagen aparecerá demasiado clara (sobreexpuesta). Y si entra muy poca luz la imagen aparecerá excesivamente oscura (subexpuesta). En cambio si entra la cantidad de luz correcta la imagen nos parecerá bonita, y se verá con detalle y buen tono, ni muy clara ni muy oscura. En este caso diremos que está bien de exposición.
- Leopoldina: ¿Y cómo se logra que esté bien la exposición?
- Gregorio: A eso voy. La exposición correcta se produce cuando entra la cantidad de luz justa, ni más, ni menos.
Y la luz entra en la cámara a través de una “ventanita” o “agujerito” al que llamamos diafragma. Éste puede ser más grande o más pequeño. Si es más grande dejará entrar más luz. Y si es más pequeño dejará entrar menos luz. El diafragma (f) es el tamaño del agujerito por el que entra la luz. Regula la luz que llega a la película o al CCD por cantidad.
En cambio el obturador es un mecanismo que controla la luz que llega a la película o al CCD por tiempo. Es como una puerta que abrimos y cerramos para bañar de luz la película o el CCD. La podemos abrir y cerrar más o menos rápidamente. Y a esto es a lo que llamamos velocidad de obturación.
El obturador regula el tamaño de la “ventana”. El obturador es como una cortina que tapa la ventana, y la velocidad de obturación regula el tiempo durante el cual esa cortina se abre y se vuelve a cerrar.
- Leopoldina: Vaya, vaya… ¿Y cómo es el “agujerito” de mi cámara?
- Gregorio: El diafragma de tu cámara es flexible. Tú lo puedes manejar para que sea más grande o más pequeño.
Si la pones en “M” (manual) y le das a este botón y luego a esta ruedecita ves que va cambiando. Los números f son:

1.4
2.8
4
5.6
8
11
16
22
….

- Leopoldina: Pero en mi cámara son un poco distintos.
- Gregorio: Claro. Eso depende de cada objetivo. Unos objetivos tienen muchas más posibilidades que otros. Además ahora las cámaras digitales suelen traer pasos intermedios. La tuya por ejemplo tiene estos números f: 2.8, 3.2, 3.5, 4, 4.5, 5.0, 5.6, 6.3, 7.1, 8.0. ¿Lo ves?
- Zacarías: Anda. ¡Es cierto!: ¡mi cámara tiene otros números distintos!. Van desde 2.8 hasta 22.
- Gregorio: Sí. Cada cámara es puede ser un poco diferente. Pero en el fondo la filosofía de todas ellas es siempre la misma, tanto si son cámaras analógicas como si son digitales. Aunque algunas tienen más posibilidades que otras.
- Silverio: ¡Qué curioso es todo esto!
- Gregorio: Pero a ver. Vayamos despacio. Que esto es esencial. Aquí está la piedra filosofal, la clave y la raíz de la fotografía. Si entendéis bien esto todo lo demás será coser y cantar.
Veamos. Recapitulemos. Hacer una foto es pintar con la luz en la película o en el CCD.
Para eso tenemos que lograr que en nuestra cámara entre la cantidad de luz adecuada.
La luz entra por un “agujerito” que se llama diafragma. Y trabajando en manual podemos hacer que esa “ventanita” sea más grande o más pequeña. Pero ¡ojo!, cuanto más pequeño es el número f más grande es la ventana. Y a la inversa, cuanto más grande es el número f, más pequeña es la ventanita. Así por ejemplo un diafragma f2.8 decimos que es muy abierto, y por tanto deja entrar mucha luz (es como una ventana muy grande). En cambio un f22 es un diafragma muy cerrado y deja entrar muy poquita luz (es como una ventanita muy pequeña).
- Leopoldina: Y ¿por qué ponen los números al revés? No tiene lógica.
- Gregorio: Sí que la tiene. Esos números son el resultado de dividir la distancia focal del objetivo entre el diámetro del “agujerito”. Nos dicen el número de veces que el “agujerito” cabe dentro de la distancia focal.
Por ejemplo si tenemos un objetivo de 50 milímetros y ponemos un diafragma de f2, eso significará que el “agujerito” tendrá un diámetro de 25 milímetros. Porque 50/2=25.
En cambio, con ese mismo objetivo de 50 milímetros si ponemos un diafragma de f20, eso significará que el “agujerito” tendrá un diámetro de 2,5 milímetros. Porque 50/20=2,5. Evidentemente el agujerito de 2,5 milímetros es mucho más pequeño que el agujerito de 25 milímetros.
Por eso cuando hablamos de diafragma en realidad estamos hablando de f/nº (focal/diafragma). Ese numerito está en el denominador. Y dividiendo la distancia focal por ese numerito el resultado que nos da es el diámetro del “agujerito”, y por eso cuanto más grande es el número más pequeño será el diámetro del agujerito y a la inversa.
- Leopoldina: ¡Lo pillo! Es genial.
- Zacarías: ¿Y el obturador?
- Gregorio: Esa es la otra pata del banco. Ya dijimos que la cantidad de luz que entra en la cámara depende de dos factores: del tamaño de la ventana o agujerito (diafragma o número f) y del tiempo que el mismo está “destapado” (velocidad de obturación). Tal como decíamos, el diafragma es como “la ventana”, y el obturador es como una cortina que se abre y se cierra. Para un determinado tamaño de la ventana, cuanto más tiempo esté abierta la cortina, más luz entrará. Y cuanto menos tiempo esté abierta la cortina menos luz entrará. Cuando apretamos el botón del disparador se abre el obturador y al momento se vuelve a cerrar. En modo manual podemos decirle a la cámara cuánto tiempo queremos que esté abierto el obturador (“la cortina”), y mientras esté abierto estará entrando la luz.
A esto es a lo que llamamos velocidad de obturación. Y puede ser por ejemplo de 30 segundos, 15 segundos, 1 segundo, ½ segundo, ¼ de segundo, 1/30 de segundo, 1/60 de segundo, 1/125 de segundo, 1/1000 de segundo, o cualesquiera otras velocidades que traiga cada cámara. Cuanto más rápida sea la velocidad de obturación menos luz entrará. Por ejemplo a 1/125 entra menos luz que a 1/60.
- Zacarías: ¿Y cómo sabemos cual es la velocidad de obturación y el diafragma correctos?
- Gregorio: Si supieseis eso seríais los magos de la fotografía. Eso depende de la cantidad de luz existente en el momento y de los efectos que en cada caso se persigan.
Como idea básica puede serviros esta:
Miráis el ISO de vuestra película (o el ISO que tenéis puesto en vuestra cámara digital), luego buscáis la velocidad más cercana, y luego elegís el diafragma en función de la cantidad de luz existente, según esta tabla:
---- Sol pleno: 16
---- Nublado claro: 11
---- Nublado oscuro: 8
---- Sol, pero el sujeto está a la sombra: 5.6
Por ejemplo, con un ISO 100 y sol pleno pondríais una velocidad de 125 y un diafragma de 16.
Pero luego, según el fin que persigáis, podéis abrir un paso el diafragma (11) y aumentar un paso la velocidad (1/250) y se mantendrá la misma exposición. O a la inversa.
Y se seguirá manteniendo siempre la misma exposición si cada paso que movéis uno de los dos factores lo compensáis moviendo el otro en sentido contrario.
- Leopoldina: Y ¿para qué queremos moverlos si ya los tenemos bien?
- Gregorio: Para lograr determinados efectos: por ejemplo si queréis aumentar la profundidad de campo tenéis que cerrar el diafragma (y para mantener la exposición bajar correlativamente la velocidad); si queréis congelar el movimiento de un sujeto tendréis que aumentar la velocidad (y en consecuencia habréis de abrir el diafragma); si queréis reducir la profundidad del campo, por ejemplo para desenfocar el fondo en un retrato, tendréis que abrir el diafragma (a 2.8, por ejemplo) (y aumentar la velocidad para mantener la exposición adecuada).
- Jacinto: Precisamente en el flogup de ayer nuestra amiga Luinicha nos preguntaba por la “profundidad de campo”
- Gregorio: La profundidad de campo es la parte de la imagen que aparece nítida por delante y por detrás del sujeto principal de la fotografía.
A veces nos puede interesar que la profundidad de campo sea grande, como por ejemplo en algunas fotos de paisaje.
Para aumentar la profundidad de campo tenemos estos medios:
• Cerrar el diafragma
• Usar un gran angular
• Alejarnos del sujeto
Otras veces nos conviene que la profundidad de campo sea pequeña, como por ejemplo en un retrato si queremos que el fondo aparezca desenfocado.
Para disminuir la profundidad de campo tenemos estos medios:
• Abrir el diafragma
• Usar un teleobjetivo
• Acercarnos del sujeto
- Zacarías: De todos modos con las cámaras digitales compactas es muy difícil desenfocar el fondo. Parece como si las cámaras digitales tuvieran una mayor profundidad de campo que las analógicas de toda la vida.
- Gregorio: En principio parece que deberían funcionar igual.
- Zacarías: En las digitales el CCD es más pequeño que la película de 35 milímetros… y por otra parte normalmente traen objetivos con menor distancia focal… y todo esto puede influir… no lo sé. Lo que sí sé por experiencia es que se hace difícil desenfocar el fondo. Y para lograrlo es preciso abrir el diafragma a tope y al mismo tiempo llevar el zoom a la posición de teleobjetivo hasta lo máximo que da.
- Jacinto: Yo no sé muy bien por qué es. Pero lo cierto es que con las pequeñas cámaras digitales compactas todo aparece enfocado… Sin duda con ellas la profundidad de campo es mucho mayor que con las réflex analógicas de 35 milímetros. Antes todos suspirábamos por tener más profundidad de campo… y ahora empieza a ser al revés: muchas veces en la fotografía analógica nos sobra profundidad de campo, y lo que necesitamos es reducir esa profundidad de campo para que el motivo principal de nuestra foto destaque y no se pierda entre un montón de cosas que hay en la escena y que quieren salir todas igual de enfocadas…
- Leopoldina: Uff. La verdad es que con esta camarita se pueden hacer muchas más cosas de las que yo imaginaba. Es fantástico.
- Tenasio: Resumiendo: que el diafragma y el obturador son cosas diferentes. ¡Ves, Silverio, como yo tenía razón!
- Ruperto: Uff. ¿No os dais cuenta de que estáis hablando a un nivel demasiado elevado y que ya casi nadie os entiende?. ¿No podríais bajar un poco el nivel para que los que estamos empezando no nos perdamos y podamos seguir la tertulia?


(Ruperto no formaba parte en un principio de la tertulia de fotografía. Es más, nunca había tenido cámara de fotos ni se había interesado ni lo más mínimo por el tema. Pero desde el momento en que Leopoldina compró su cámara nueva y empezó a asistir a las tertulias la cosa cambió. Ruperto, que tiene un buen trabajo y un buen sueldo, se compró una estupenda cámara réflex digital, y empezó a ir a la tertulia.
Ruperto es amigo de Leopoldina, de la cual está platónicamente enamorado. En las tertulias siempre procura sentarse enfrente de ella para poder mirarla (o mejor dicho, contemplarla), para poder disfrutar (a su manera) de la miel del amor. Nunca se atrevería a confesarle su locura por ella, ni mucho menos a pedirle n beso o un simple abrazo. Pero le basta por poder disfrutar cada tarde de domingo de ese rato en que puede verla, oír su maravillosa dulce voz, contemplar los suaves rasgos de su cara, sus ojos, su boca, sus cejas, sus mejillas, su cuello… ¡y sentir el calor intenso de su cercanía estando a pocos metros de distancia de ella!. Cada tarde de domingo es para Ruperto un trozo inmenso de cielo… la tarde se convierte en un instante infinito en el que el tiempo se detiene y el universo entero deja de existir)
- Ruperto: Repito: Me parece que el nivel de la conversación se está volviendo demasiado elevado.
- Jacinto: Puede que tengas razón. De todos modos fíjate que hay algunos floguperos que tienen un nivel de conocimientos fotográficos muy alto. Y como muestra de ello fíjate en lo que dice Marce en la actualización anterior.
- Ruperto: Sí. Pero la mayoría prefiere que hablemos de cosas más fáciles y con palabras más comprensibles.
Creo que sería mejor ir un poco más despacio, para que los que estamos empezando no nos perdamos.
Por ejemplo yo no acabo de entender lo de la “profundidad de campo”.
- Zacarías: Está bien. Pues empecemos por explicar esto con más detenimiento.
La profundidad de campo es la zona de la imagen que aparece enfocada o nítida. Por ejemplo si hacemos una foto de una persona que se encuentra a cinco metros de distancia con unas montañas detrás y la hacemos con un gran angular y con un diafragma de 11, al enfocar a la persona toda la escena nos quedará enfocada, tanto la persona como las montañas que hay detrás, aunque estas estén muy lejos. Esta foto tendrá mucha profundidad de campo.
En cambio si cambiamos de objetivo, ponemos un teleobjetivo, y ponemos el diafragma a 2.8, y enfocamos a la cara de esa misma persona, siguiendo el fotógrafo y la persona en el mismo sitio, separados por la misma distancia de cinco metros, obtendremos un primer plano de la cara de esa persona y el fondo aparecerá totalmente desenfocado (apenas se apreciarán las montañas). Esta foto tendrá poca profundidad de campo.
- Ruperto: Y no tendrás por ahí alguna foto donde podamos apreciar esto con nuestros propios ojos.
- Zacarías: Mirad estas dos que tiene mi amigo Juan en su página web de galicias.com:
- http://www.galicias.com/curso/IMG_2815.jpg Esta foto tiene bastante profundidad de campo: en ella se ven las hojas de la rama del primer plano, pero se ve también la carretera, las dos personas que hay en ella y los árboles que hay detrás de la carretera.
- http://www.galicias.com/curso/IMG_2818.jpg Esta en cambio tiene muy poca profundidad de campo: en ella se ven las hojas de la rama del primer plano, pero todo lo que hay detrás aparece desenfocado, o desdibujado, de manera que en la foto solo destacan las hojas del primer plano.
- Leopoldina: Las dos fotos parecen hechas en el mismo sitio. Cómo se ha logrado esa diferencia entre una y otra.
- Zacarías: En este caso la única diferencia está en la distancia focal, las dos están hechas con la misma cámara y en el mismo sitio. Recuerdo que mi amigo Juan hizo la primera con una cámara compacta con el zoom de la misma en posición de gran angular, pero al ver que aparecía el fondo no quedó satisfecho con la foto. Entonces dio unos pasos hacia atrás alejándose un poco de la rama y adelantó el zoom a tope, en la posición de teleobjetivo, y el resultado fue la segunda foto, que se ajustaba a lo que él quería lograr.
- Ruperto: Entonces la profundidad de campo depende de si ponemos el zoom en posición de gran angular o en posición de teleobjetivo.
- Zacarías: A ver. Vamos a recapitular.
1.- Los objetivos tipo gran angular (o los zoom en posición de gran angular) dan mucha profundidad de campo.
En cambio los teleobjetivos (o los zoom en posición de “acercar”) dan muy poca profundidad de campo.
Pero a la vez influyen otros dos factores.
2.- Por un lado la distancia a la que estamos del sujeto al que hacemos la foto. Cuando estamos haciendo una foto desde muy cerca la profundidad de campo es muy pequeña. Por eso cuando hacemos una foto de una flor en macro desde muy cerquita puede suceder que solo alguna parte de los pétalos aparezca enfocada. La profundidad de campo es mínima.
En cambio si esa foto de la flor la hacemos a un metro de distancia… toda la flor saldrá enfocada. La profundidad de campo es mayor. Cuanto más lejos esté el punto al que enfocamos más grande será la profundidad de campo.
3.- Y finalmente tiene mucha importancia, como ya dijimos, la abertura del diafragma.
Manteniendo constantes los dos factores anteriores, podemos disminuir la profundidad de campo abriendo el diafragma (poniéndolo en 2.8, por ejemplo).
Y podemos aumentar la profundidad de campo cerrando el diafragma (poniéndolo en 11, por ejemplo).
- Leopoldina: Yo creo que ya lo estoy pillando.
- Ruperto: ¡Qué inteligente eres, Leo!. Yo también empiezo a entenderlo. Pero no es fácil.

- Jacinto: Marce, en el flogup de hace dos días, nos dejó este comentario: “Marce: Más allá del diafragma y el obturador. El encuadre, lo es todo: en la pintura, en la fotografía, en el cine, un límite siempre rectangular contiene todo lo que vemos y al mismo tiempo sugiere todo lo que queda fuera, que equivale a lo que las palabras en un relato no dicen y al tiempo que hay justo antes del principio e inmediatamente después de la música. Un buen libro es bueno no por lo que cuenta, sino por lo que no leemos y aprendemos. Una escena arrancada de la realidad nos transmite aquello que no podríamos ver en el todo. El obturador es la puerta mágica con la que dejamos pasar lo que queremos escribir a través del agujero estenopeico”.
Quizás podíamos hablar un poco del encuadre.
- Zacarías: Yo pienso que cuando hacemos una foto todos elegimos, consciente o inconscientemente, un determinado encuadre. Y metemos dentro de la foto aquello que nos interesa. Y dejamos fuera lo que no nos importa.
Esto parece muy sencillo. Pero tiene mucha enjundia. Tiene mucho que ver con lo que llamamos composición.
Creo que lo mejor es empezar por fotos muy sencillas. Que incluyan dentro del encuadre pocos elementos.
Y la regla de oro debe ser que dentro del encuadre debe estar todo lo necesario y no debe incluirse nada superfluo o innecesario. Y eso depende en gran parte de la intención del autor.
Normalmente una foto en la que se corta la mitad de la cabeza de la persona retratada estará mal encuadrada. Y lo mismo una foto en la que se le cortan las piernas al sujeto por la rodilla.
En la foto de arriba faltan las cabezas… y las piernas se han cortado por la rodilla… no obstante el encuadre puede ser bueno si el que hizo las fotos tenía la intención de considerar como objeto principal de la fotografía las botas…
- Jacinto: De todos modos debemos tener cuidado con el encuadre. Y ver por donde estamos recortando, y hacerlo conscientemente. No suele ser buenos cortar pies o manos, o meter en el encuadre la mitad de otro sujeto que pasaba por allí… etc. Tenemos que fijarnos y ser conscientes de qué es lo que realmente estamos recogiendo en la foto.
- Leopoldina: Pero a veces nos gusta hacer encuadres raros y originales.
- Zacarías: Eso está bien, siempre que sea consecuencia de una determinada intención. Lo que se trata es de saber encuadrar… aunque luego podamos romper las reglas cuando nos apetezca.
- Ruperto: De todos modos también se puede cambiar el encuadre luego en el ordenador.
- Jacinto: Si… siempre que sea para reducir la escena… en cambio si es para incluir algo que has cortado sin querer al hacer la foto… ya no tiene remedio…

Día 14 de diciembre de 2008

- Ruperto: ¡Qué guapa vienes hoy, Leopoldina!
- Leopoldina: Gracias. Os presento a mi amigo Cándido.
- Todos (menos Ruperto): Hola, Cándido.
- Leopoldina: Cándido quiere comprarse una cámara y viene a pediros consejo.
- Jacinto: Depende de cuánto quieras gastarte y de lo que pretendas hacer con la cámara.
- Cándido: Me gustaría hacer fotos bonitas.
- Zacarías: Bueno. Tu respuesta no nos ayuda demasiado.
De todos modos te daré algunas ideas.
Pienso que el avance de la fotografía digital frente a la analógica es imparable e irreversible. Por tanto, en principio, podemos descartar las cámaras analógicas y pensar solo en las digitales.
Dentro de las cámaras digitales tenemos por un lado las compactas y las réflex.
Por unos 200 o 300 euros se puede comprar una cámara compacta buena, suficiente para hacer fotos bonitas en la mayoría de las situaciones.
Si dispones de 500 euros te podrás comprar alguna de las mejores compactas del mercado.
Las compactas son fáciles de usar, pesan poco, y suelen llevar un zoom bastante completo. Hacen buenas fotos en la mayoría de las circunstancias. Son muy fáciles de manejar. Y se suelen usar en modo automático.
- Jacinto: De todos modos, si de verdad te gusta la fotografía, piensa en una réflex digital.
Las réflex pueden usar varios objetivos, que se pueden cambiar. Su precio es más caro. Necesitas por lo menos unos 1.000 euros. Y lo ideal es gastarse otro tanto en un buen objetivo.
Pero luego tienen un montón de posibilidades. Te permiten trabajar en modo manual. Y la calidad que puedes obtener con ellas es muy superior. Con ellas es posible hacer buenas fotos en condiciones difíciles: poca luz, sujetos en movimiento rápido, etc…
- Zacarías: Por supuesto que los réflex son mucho mejores que las compactas. De eso no hay duda. Y si te gusta la fotografía y puedes comprarte una réflex digital, hazlo.
Pero de todos modos lo esencial no es la máquina que uses, sino el modo en que la uses. Es posible hacer buenas fotos con una cámara normalita. La buena fotografía no es un producto de la cámara, sino una creación del hombre. Lo importante es la idea, el contenido, el mensaje… Lo importante es la fuerza que tiene la foto. Y eso depende más del ojo del que la hace que de la cámara.
- Cándido: Pues, para no romperme la cabeza, me compraré la misma cámara que tiene Leopoldina. Así ella me podrá enseñar a utilizarla.
- Ruperto: Eso es copiar.
- Cándido: Bien está copiar de quien sabe.

(En ese momento entró Azucena. Joven, esbelta, delgada. Con buen tipo. Más corazón que cabeza. Una pequeña cámara compacta siempre en la mano. No ha leído grandes tratados de fotografía. Pero tiene intuición. Ve la foto. Dispara. Y le sale muchas veces algo genial. Busca los cielos intensos. Pone pasión. Los colores de sus fotos tienen una gran fuerza).
- Leopoldina: Hola Azucena. Bienvenida.
- Azucena: Hola a todos. Mi amigo Pedro quiere comprarse un objetivo nuevo, principalmente pensando en hacer “retrato”, y quiere que le aconsejemos…
- Zacarías: Creo recordar que tu amigo tiene una cámara réflex de formato completo, de las que no multiplican, en las que por tanto los objetivos funcionan igual que en las réflex de película de 35 milímetros de toda la vida…
Por ello yo se aconsejo que se compre un teleobjetivo corto, de una distancia focal de entre 85 y 135 milímetros.
Para retrato no se debe usar los grandes angulares, porque deforman la cara, y el sujeto no se ve favorecido.
Con un 60 milímetros ya se podría hacer retrato. Pero quizás va mejor un objetivo de focal un poco más larga. Ya digo, en torno a los 100 milímetros, más o menos.
- Jacinto: Por otra parte, si el dinero le llega, es mejor que se compre un objetivo 2.8, porque es muy luminoso, y además permite desenfocar el fondo, lo cual es muy importante a la hora de hacer retrato…
- Leopoldina: De todos modos tu amigo Pedro hará buenos retratos con cualquier objetivo, porque pone mucho amor y pasión en sus fotos.
- Azucena: Sí. Eso es cierto. A la hora de hacer un retrato es muy importante que haya filing entre el retratado y el que hace la foto. Cuando te hace un retrato alguien que te quiere sales mucho más favorecido.
- Leopoldina: Y a la inversa: a una persona enamorada es muy fácil hacerle un buen retrato. Las personas enamoradas siempre salen bien en las fotos. Se les ve una luz especial en el rostro que las hace más guapas y que le da una vida especial a la foto...
- Ruperto: Pues tú siempre sales bien en las fotos.
- Azucena: Es que Leopoldina, además de ser guapa, está llena de amor.
- Leopoldina: Gracias, Azucena, eres un sol.
- Azucena: Vamos a ver… Y los que tenemos una cámara compacta ¿qué podemos hacer para que nos salgan bien los retratos?
- Gregorio: Vamos a probarlo. Salid a fuera, a la luz del sol.
Leopoldina, ponte allí, a la sombra de aquella casa, delante de aquella pared blanca. La pared blanca nos sirve de fondo (uniforme, alegre… y al ser de un color claro nos rebota la luz y hace que la persona a retratar esté más iluminada). Por otra parte debemos colocar a la persona a la sombra, porque si estuviera al sol tendríamos problemas: si el sol le da de frente le molestaría y cerraría los ojos y pondría un gesto feo por estar incómoda; y si el sol le da por la espalda nos saldría a contraluz y la cara nos saldría oscura, salvo que metiésemos flash de relleno.
Además si estuviera al sol le saldrían sombras (debajo de la nariz, debajo de la barbilla…).
Así que mejor ponerla a la sombra, porque está más cómoda y relajada, la iluminación es más uniforme y todo es mucho más fácil.
Además es fundamental que la persona que vamos a retratar se sienta bien, cómoda, relajada, a gusto… Que disfrute mientras le hacemos la foto…
- Azucena: Y ¿ahora?
- Gregorio: Ahora tú colócate aquí, a unos tres o cuatro metros de Leopoldina. Estás también a la sombra. Mejor así.
Ahora enfoca a Leopoldina y dale al zoom de tu cámara hacia delante, y acércala hasta que su cara llene casi todo el encuadre. Pon la cámara en vertical, que es mejor para un retrato. Así. Coge toda la cabeza y también el cuello y un pelín más. Perfecto.
Ahora sujeta bien la cámara, respira despacio, y aprieta el botón despacito, primero hasta la mitad y, cuando veas que el rostro de Leopoldina muestra un gesto bonito, aprietas el botón hasta el fondo.
- Azucena: Genial.
- Leopoldina: A ver… Pues sí que salí bien. Me gusto.
- Gregorio: Fíjate que todo el rostro sale iluminado de un modo uniforme, que no hay sombras en él, que sus ojos están abiertos y vivos, que no está tenso sino relajado, que el fondo blanco y uniforme pasa desapercibido… Y que al llevar el zoom hacia delante lo hemos puesto en posición de teleobjetivo, por lo que el rostro no aparece deformado.
Acércate ahora a Leopoldina y hazle otra foto igual, de muy cerca, y con el zoom hacia atrás, en posición de gran angular.
Y compara ambas fotos.
- Azucena: Uf. ¡Qué diferencia!. Esta última está muy rara. Tiene la cara como extraña.
- Ruperto: Pues a mi me gustan las dos.
- Azucena: Es que estás ciego. ¿Qué será lo que te nubla los ojos?
- Gregorio: Otra cosa más. Para hacer un retrato hay que tener también en cuenta las características de la persona que vamos a retratar. Por ejemplo una persona con una nariz muy larga no saldrá bien en una foto de perfil. Y a lo mejor una persona con una cara ancha no sale bien en una foto totalmente frontal. Una persona con un poco calva no saldrá bien en una foto tomada desde arriba… Siempre debemos buscar el lado bueno. Y hacer el retrato desde el ángulo en el que el sujeto sale más favorecido, destacando aquellas cosas bellas que tiene.
- Azucena: ¿Y con las personas que nunca se gustan en las fotos?
- Gregorio: Con esas tienes tres soluciones:
Una es… no hacerles fotos.
Otra es hacerles fotos un poco más de lejos, para que se vean menos y se gusten. Esas personas normalmente no soportan verse en un primerísimo plano.
Y la tercera es hacerles el retrato sin que se den cuenta, cuando están despistadas, sin que pongan cara de foto.
- Azucena: Creo que la charla de hoy me va a venir genial…

- Leopoldina: En el flogup de ayer Alomnesia nos dejó la siguiente pregunta: “... ¿es cierto que si enfocas hacia pleno sol y directamente, se te puede quemar el objetivo?”
- Zacarías: Yo no sé si se puede quemar el objetivo… pero lo que sí se por experiencia propia es que si al amanecer te pasas un buen rato haciendo fotos mirando hacia el sol a través del objetivo… se te pueden dañar los ojos. A mi pasó una vez en un pueblo de Cantabria que se llama Güemes. Estaba un amanecer precioso. Y me puse a hacer fotos. Estuve más de media hora haciendo fotos del nacimiento del sol que se iba asomando detrás de una montaña. Cuando dejé de hacer fotos me dí cuenta de que veía fatal.
Pensé que sería algo pasajero y que en pocos minutos se me pasaría.
Pero no fue así. Poco a poco empecé a ver algo mejor. Pero durante todo ese día tuve molestias en los ojos, sobre todo cuando me daba el sol.
Y durante varios meses noté como los ojos se me resecaban mucho más que antes y tenía que usar unas gotas que me dieron en la farmacia para humedecerlos.
Tardé mucho tiempo en volver a notar los ojos como siempre.
Desde entonce nunca he vuelto a estar mirando al sol a través del objetivo durante un rato largo. Ni pienso hacerlo.
- Leopoldina: El objetivo, al fin y al cabo, es una lente. Y si miramos a través de él los rayos de sol se concentran más y por eso nos pueden hacer daño en los ojos. Hay que tener cuidado.
- Zacarías: Yo ahora, cuando quiero hacer una foto del amanecer o de la puesta del sol no miro por el objetivo, sino que miro por la pantalla de la cámara. Y así el sol no me hace daño en los ojos. Y aún así miro con cuidado, y procurando no hacerlo durante mucho rato seguido.
- Cándido: En cuanto a lo de si pueden quemar o no el objetivo… yo pienso que normalmente no lo va a quemar… pero si puede dañarlo si el sol es muy intenso y se enfoca totalmente de frente y durante mucho rato…
- Zacarías: No lo sé. En cualquier caso a mi el objetivo no se me estropeó y los ojos sí.
- Leopoldina: Hay que tener cuidado con el objetivo… pero más todavía con los ojos… que estos no los venden en ninguna tienda de fotografía…
- Ruperto: Y aunque los vendiesen… nunca venderían unos tan hermosos como los tuyos…

- Leopoldina: Hablabais del sol… yo os propongo que hablemos de la luna… El otro día estuve haciéndole fotos y no me salieron nada bien.
- Jacinto: En un libro de fotografía que tengo yo, que fue escrito en el año 1969, dice que las fotos de la luna hay que hacerlas a una velocidad de 1/500 y con un diafragma de f/11, cuando se utiliza una película de un ISO 100.
- Azucena: Ya sé por qué a veces te llaman dinosaurio… Mira que leer un libro de fotografía del año 1969…
- Gregorio: Pues no te lo pierdas, mi querida guapa, linda y moderna Azucena… En la era digital sigue siendo lo mismo. Las fotos de la luna, de noche, hay que hacerlas como si fuera de día, y muy bien pueden hacerse con ISO 100, diafragma f/11 y velocidad 1/500. Es una buena combinación. Y con un teleobjetivo.
Y hay que hacerlas en modo manual. No deben hacerse nunca en automático, porque entonces la luna sale blanca y sobreexpuesta, y no se aprecia su relieve. Parece un simple redondel blanco.
- Leopoldina: Hay que ver. Estas navidades me dedicaré a retratar a la luna…
- Zacarías: Y, hablando de Navidades, yo quiero desearles a todos nuestros lectores unas muy FELICES NAVIDADES.
Os deseo que os sintáis bien estos días, en compañía de vuestros seres queridos.
Que vuestro corazón esté lleno de luz, paz, amor y alegría.
- Leopoldina: Yo también os deseo a todos FELIZ NAVIDAD y un buen año 2009. Que os sintáis intensamente vivos. Y que disfrutéis del nuevo año, siendo felices y sembrando felicidad a vuestro alrededor. Os deseo un año nuevo verdaderamente apasionante.
- Ruperto: Me sumo a la felicitación. Y pido amor, alegría y felicidad para ti Leopoldina, para todos nosotros los tertulianos, y para todos nuestros lectores.
- Azucena: Démonos todos un abrazo…¡Feliz Navidad!!!

(Decía un viejo monje que uno empieza a ser de verdad libre a partir de los setenta años, cuando ya no tiene nada que perder en este mundo. Y es a partir de esa edad cuando puede decir de verdad lo que piensa, sin tener miedo a nada ni a nadie…
Urín es desde luego un ser totalmente libre. Su edad nadie la sabe, porque Urín ya vivía cuando todavía no existía el tiempo.
Una leyenda llega a decir que Urín estuvo presente en la construcción de las raíces del mundo…
Otros dicen que Urín nació en la época de los dinosaurios y que es hijo de un trasno y de una dinosauria…
Sea como sea, lo cierto es que Urín no es un ser humano, ni un animal, ni una planta, sino que es un ser totalmente diferente a los que conocemos. Yo no sabría muy bien como describirlo. Su cualidad más llamativa es su capacidad de desaparecer, de hacerse invisible a los ojos de los humanos. Podemos imaginárnoslo como un dinosaurio muy pequeño, del tamaño de un gallo de corral, con una inteligencia fuera de lo común, con una forma de hablar un poco extraña, con un espíritu más fuerte que su materia, de modo que es el lado espiritual el que prevalece en él, y de ahí nace su capacidad de esfumarse y de hacerse invisible… Por eso solo se muestra presente y visible en la tertulia cuando todos los que están en ella son considerados por él como gente de fiar…
Es también, eso es cierto, un ser totalmente libre, que se expresa como le apetece, sin cortapisas ni prejuicios ni temores de ningún tipo…)

- Leopoldina: Me gustaría que hablaseis un poco de las fotos de paisajes…
- Gregorio: Las fotos de paisaje, como todas las fotos, tienen que tener un sujeto principal, un punto de interés que destaque de algún modo en la foto. Puede ser una montaña, un árbol, una piedra, un puente… Lo que sea. Pero toda foto debe tener un centro de interés, una intención…
- Zacarías: A mi me gusta meter siempre en las fotos de paisaje algún elemento en el primer plano, para darle profundidad a la foto. Por ejemplo si hago una foto de un pueblo visto desde la montaña de enfrente, meto una rama de un árbol o una zarza cercana en el primer plano de la foto. Eso le da profundidad. Ahora eso sí, procurando que ese elemento quede un poco a un lado, normalmente un poco desenfocado, y que no cobre excesivo protagonismo. El enfoque debe estar en el elemento principal de la fotografía.
- Jacinto: A mi me gusta meter algún elemento humano en la fotografía de paisaje, porque nos sirve de referencia para ver el tamaño de todos los demás elementos que aparecen en la foto. Nos da perspectiva. Pero también procuro que ese elemento humano no cobre excesivo protagonismo, por eso procuro que no esté mirando de frente a la cámara, sino que salga de espaldas a la cámara, mirando al paisaje, y a un lado de la foto.
- Zacarías: Para hacer fotos de paisaje a mi me gustan los días con grandes nubes blancas sobre un cielo azul. Y procuro hacer las fotos a primera hora de la mañana o al atardecer, intentando evitar la luz dura del mediodía.
Me gusta usar parasol y un filtro polarizador. Procuro usar diafragmas cerrados, f/11, por ejemplo, para tener mayor profundidad de campo. Si eso me exige una velocidad lenta inferior a 1/60… entonces procuro usar un trípode.
Por otra parte presto especial atención a la composición, procurando que el horizonte no quede justo en medio de la foto, sino un poco más arriba o un poco más abajo, respetando la regla de los tercios. Si el horizonte queda justo en medio la foto me parece sosa y anodina. Me gusta también usar las diagonales, haciendo que algún elemento del paisaje (un camino, un muro…) lleve la vista desde la esquina de la foto hacia el interior de la misma… También me gusta usar en la composición líneas curvas, como una carretera, que le dan vida y movimiento a la foto…
Por otra parte en la foto de paisaje es esencial el color, y por ello tiene suma importancia la estación del año. A mi me encantan los paisajes de otoño…
- Urín: Habláis de muchas cosas, pero os olvidáis del alma. Lo esencial en una foto es captar el alma. Los humanos os conformáis con ver la hermosura en la cara externa de las cosas. Pero la belleza sale de dentro. Solo se ve de verdad la belleza cuando se capta el alma.
- Azucena: Eso me parece normal en una foto de una persona. Pero en la de un paisaje…¿?
- Urín: El universo tiene corazón y tiene alma. Y el alma del universo inunda todos los seres. Pero los ojos humanos están ciegos y casi nunca son capaces de ver esto.
Vosotros habláis muchas veces de la luz… Y no sois capaces de descubrir que la luz es una parte del alma del universo…
- Leopoldina: Nos es difícil entenderte, Urín, tus palabras son demasiado sabias para nosotros.
- Urín: Tu eres sabia, Leopoldina. Tienes los ojos más abiertos que la mayoría de los humanos. Y tu belleza es una muestra de que en ti está presente el alma del universo a un nivel superior al común de los mortales…
- Ruperto: Santo cielo.
- Urín: Ruperto, a ti te falta libertad para que tus ojos puedan ver la verdad.
- Leopoldina: Urín, tienes una maravillosa forma de hablar. Pero ya sabes que no me gusta que te metas con Ruperto.
- Ruperto: No. Si no me ofende. Sé de sobras que Urín me lo dice desde el corazón y con buena intención. Además tiene razón: yo solo tengo ojos para ti. Es así. ¿Por qué lo voy a negar?.
- Leopoldina: Venga, que me pongo colorada. Sigamos hablando de fotografía. ¿Para qué sirve un filtro polarizador?
- Gregorio: Para oscurecer un poco el azul del cielo y para aumentar el mismo tiempo la saturación de los demás colores. Es bueno utilizarlo en fotos de paisaje, por que les da más fuerza. Pero hay que tener en cuenta que al usarlo hace falta abrir el diafragma un paso y medio más de lo normal, porque el filtro polarizador resta luz.
Además el filtro polarizador sirve para evitar reflejos, por ejemplo cuando haces una foto de un escaparate, o una foto de una casa en la que hay vitrinas de cristal… Si en una foto te salen unos reflejos que no te gustan y que quieres evitar… entonces pon el filtro polarizador.
- Azucena: Yo tengo otra pregunta. Una amiga me dijo que su cámara cuando hace mucho frío no funciona bien. ¿Puede ser cierto?
- Gregorio: Sí. Muchas cámaras funcionan mal cuando están durante algún tiempo sometidas a un intenso frío, sobre todo en temperaturas cercanas a cero grados o inferiores. En esos casos conviene llevar la cámara protegida dentro de la funda, sacarla cuando se hace la foto, y volverla a guardar.
- Urín: De todos modos no olvidéis nunca que EL AMOR ES LO QUE MÁS CALIENTA.

(Cuentan de Urín, que cuando era niño, había estado platónicamente enamorado de la luna... Y que un día le lanzó un beso... y al verlo la luna le sonrió... Pero eso fue hace mucho, mucho… pues sucedió antes de que existiera el tiempo…)

- Cándido: Me acaban de regalar una cámara compacta digital y tengo algunos problemas con ella.
- Zacarías: Cuéntanos…
- Cándido: La cámara me trae una tarjeta de 32 Megas, en la que solo me caben 11 fotos.
- Zacarías: Sí. Normalmente las vende así, con una tarjeta minúscula. Y algunas incluso sin tarjeta.
Tienes que comprarte una tarjeta de 1 o 2 Gigas.
- Cándido: Y ¿dónde la compro?
- Zacarías: En cualquier tienda de fotos. Tu cámara lleva tarjetas SD. Tienes que pedirle una tarjeta SD para una cámara de fotos.
Hay varios tipos de tarjetas. Las más usadas son las CompactFlash y las SD. Algunas cámaras Sony llevan otras tarjetas llamadas Memory Stick. Y algunas Olympus llevan la XD.
Lo más práctico es llevar la cámara a una tienda de fotos y decir: “Deme una tarjeta de 1 GB para esta cámara”. Y así ya te dan la que corresponde. Y en la misma tienda la puedes probar, para ver si funciona.
También es útil leerse el manual para ver qué tarjetas son compatibles con la cámara que tienes.
- Cándido: Hablando de eso: Creo que la cámara me viene sin manual de instrucciones. He revisado todos los papeles que trae y no lo encuentro.
- Zacarías: ¿En la caja de la cámara hay algún CD?
- Cándido: Sí.
- Zacarías: Pues entonces el manual estará dentro del CD. Mete el CD en el ordenador, busca el manual de instrucciones en castellano, e imprímelo.
- Urín: ¿Por qué los humanos necesitaréis siempre un manuel de intrucciones para todo? Habéis perdido la unidad con el Todo, habéis perdido el sentido de la orientación cósmica, habéis perdido la intuición y la capacidad de ver la realidad... Sois ciegos que necesitais mil manuales de instrucciones para vivir... Si se os cayesen las vendas de los ojos podríais caminar por la vida sin manual de instrucciones... De tanto razonar habéis acabado por perder la RAZÓN... Teneis mil razones (inventadas) pero os falta la RAZÓN (de vuestra existencia).
....
- Cándido: He estado hurgando en mi nueva cámara digital compacta y veo que hay cosas que no me funcionan, como el balance de blancos, el enfoque manual, y otras…
- Zacarías: A ver. Déjame que le eche un vistazo. ¡Claro!. La tienes en modo automático. Y es lógico que no te deje. Porque es la propia cámara la que de modo automático enfoca, elije el balance de blancos y el ISO, decide la exposición fijando una velocidad y una abertura de diafragma… etc. Precisamente por eso se llama automático.
Cada cámara es un poco diferente. Pero quédate con estas ideas:
- En modo automático tú puedes elegir el encuadre y poco más. Algunas cámaras te dejan elegir el tamaño y la calidad de la imagen, la función de si pones o no MACRO, si pones el flash en automático y si eliminas el flash en todos los casos… y poco más…
- Muchas cámaras tienen el modo PROGRAM (P). Y cuando lo seleccionas ya puedes manejar tú todas las funciones de la cámara salvo las relativas a la exposición: velocidad y apertura de diafragma.
- Y si la cámara tiene el modo MANUAL, entonces además de todo lo anterior, tu también puedes fijar la velocidad y apertura de diafragma que consideres más oportuna según las circunstancias del caso y la intención que tu tengas al hacer la foto. Aquí tu control es mucho mayor.
- Jacinto: Le he regalado a mi mujer una cámara digital compacta... ¡y no tiene modo manual!... Y el modo Program viene medio escondido... Ahora, eso sí, trae un montón de modos ESCENA...
-Zacarías: Sí. Muchas cámaras compactas digitales no traen modo manual. Mucha gente lo que quiere es no complicarse la vida y que sea la cámara la que haga todo. Pero de todos modos yo creo que es muy bonito tener un control sobre la cámara y hacer lo que tu quieres ... y saber por qué lo haces...
- Ruperto: Leopoldina, ¿La tuya tiene modo MANUAL o funciona siempre en AUTO?
- Leopoldina: La mía tiene las dos cosas... y más...
- Urín: ¿Por qué los humanos os empeñáis en hacer de la vida un triángulo?.
Por eso no sois felices.
La vida no es un triángulo, sino una telaraña.
- Leopoldina: ¿Y eso qué tiene que ver con la fotografía?
- Urín: Mucho. Porque Todo es Uno. Pero esto los humanos también lo habéis olvidado.
Otro día os lo explicaré con calma...

- Cándido: Y cómo debo usar este botoncito que tiene el símbolo del flash
- Zacarías: A ver. Si lo pones en automático (AUTO), la cámara en función de la cantidad de luz que vea en el conjunto de la escena decidirá si salta o no salta el flash. Si hay poca luz se activará el flash y si hay mucha no se disparará.
Pero puede suceder que en algún caso concreto tú quieras hacer la foto sin flash aunque haya poca luz: y en ese caso deberás ponerlo en la posición en la que aparece el dibujo del rayo del flash cruzado con una raya. En ese caso nunca se activará el flash aunque haya poca luz. Yo normalmente casi siempre lo llevo en esta posición, porque me gusta hacer las fotos sin flash, y que solo salte el flash cuando yo se lo mando expresamente.
Y también puede suceder que estés haciendo una foto de una persona que tiene detrás un fondo muy iluminado y la persona está menos iluminada. En este caso para que la persona no te salga oscura puedes usar el flash como flas de relleno. En este o en otros casos similares eliges la posición en la que aparece el simbolito del rayo. Así el flash se disparará en todo caso, aunque la cámara piense que hay mucha luz en la escena.
- Cándido: ¿Y cuándo uso la florcita?
- Zacarías: El modo MACRO se usa para hacer fotos de cosas pequeñitas desde muy cerca. Por ejemplo para hacer una foto de una flor, de una hoja, de un insecto, de una gota de agua…
- Jacinto: A mi me encanta hacer fotos en MACRO, porque me permite reproducir cosas que no se ven a simple vista. Es genial. Además te permite hacer fotos magníficas en cualquier sitio. Muchas veces yo voy al jardín de la casa de mi vecina y me paso allí la tarde entera haciendo fotos de flores y plantas. La tarde o la mañana. Porque en realidad cuando más me gusta hacer las fotos en macro es por la mañana, cuando todavía se ven las gotas de rocío en las hojas y en los pétalos… Es increíble…
- Zacarías: Es que tú, además de ser un especialista en botánica, tienes mucha paciencia, y además sabes sujetar muy bien la cámara sin que se te mueva, y sabes elegir muy bien los encuadres… En el modo macro la profundidad de campo es normalmente muy pequeña… Y por eso es necesario tener cierta práctica para que las fotos salgan bien… Pero estoy de acuerdo con Jacinto en que una vez que lo dominas un poco el modo macro es maravilloso… y permite hacer fotos muy creativas….
- Cándido: Y ¿todas las cámaras tienen el modo MACRO?
- Zacarías: Yo creo que todas las digitales lo tienen. Pero en algunas funciona mucho mejor que en otras. Por ejemplo la cámara que tiene Leopoldina hace unos macros maravillosos. Puedes hacer una foto poniendo el objetivo a menos de dos centímetros de distancia del objeto que quieres fotografiar. Y, además, te salen los macros con una nitidez y un colorido estupendos…
- Cándido: Supongo que las réflex harán unos macros geniales.
- Zacarías: En las réflex para hacer macrofotografía has de tener un objetivo especial, un objetivo MACRO. Y en ese caso sí que puedes hacerlos bien.
De todos modos, otra cosa a tener en cuenta es que para hacer MACRO conviene usar un trípode para que la cámara no se mueva nada. Salvo que tengas muy buen pulso y sepas contener la respiración mientras disparas, como Jacinto. Además hay que tener cuidado con el viento… porque de poco sirve que tu tengas la cámara bien quieta si la hoja a la que estás haciendo la foto está siendo movida por el viento… Para hacer fotos macro conviene buscar un momento en que no haya ni gota de viento…
- Leopoldina: Y, cambiando de tema, ¿qué es eso del balance de blancos…?
- Zacarías: Uff… No sé si te lo conseguiré explicar bien. A mi me lo explicaron mil veces y aún así tardé más de diez años en entenderlo…
Veamos. Antes había películas para hacer fotos con luz de día… Estas películas reproducían correctamente el color si se usaban con la luz diurna o con flash. Pero si las usabas de noche, con luces fluorescentes, luces de bombillas, te salían las fotos con unos colores raros (como tirando al rojo o al naranja).
Y también había otras películas para luz artificial que si se usaban con este tipo de luz iban bien… pero si se usaban con luz de día o con flash te salían las fotos de un color raro, que según creo recordar, era muy azulado…
Todo eso tiene que ver con la temperatura de color, y con que cada tipo de luz tiene una temperatura de color diferente. La luz diurna tiene más o menos la misma cantidad de cada una de las componentes del color (RGB: rojo, verde, azul). En cambio en la iluminación artificial es normal que una de las componentes sea más dominante que las otras. Por ejemplo en la luz de tungsteno (la de las bombillas normales y corrientes) predomina la dominante roja.
El balance de blancos nos sirve para decirle a la cámara qué tipo de luz hay en la escena, para que la cámara lo sepa y pueda reproducirnos correctamente los colores.
La mayor parte de las cámaras digitales traen una función de balance de blancos automático. Si la ponemos es la propia cámara la que ve el tipo de luz que hay en la escena y actúa en consecuencia. Normalmente el resultado es bueno.
Pero si sabemos un poquito más está bien que seamos nosotros los que le digamos a la cámara el tipo de luz que hay, eligiendo el balance de blancos correspondiente: luz de día, nublado, luz fluorescente, luz de bombilla, luz de flash… etc.
Además también podemos usar el balance de blancos de un modo creativo. Por ejemplo si con luz de día ponemos el balance de blancos en “nublado” todos los colores nos saldrán un poquito más saturados. Lo cual puede dar buenos resultados por ejemplo en fotos de paisajes. Es cuestión de ir probando.
- Leopoldina: Interesante. De todos modos, creo que de momento voy a poner el balance de blancos en AUTO. Y solo en aquellos casos en los que vea que los colores no me salen bien… entonces lo ajustaré manualmente…
- Zacarías: Me parece una buena decisión.
- Gregorio: Nos falta hablar de la temperatura de color y del ajuste personalizado del balance de blancos. Pero eso será mejor que lo dejemos para otro día.
- Jacinto: Me parece una buena idea. Se pueden hacer fotos maravillosas... durante años... sin haber oído hablar nunca del balance de blancos... Con la máquina analógica solo había que poner la película adecuada, que casi siempre era la película para luz de día... Y con la digital lo normal es poner el balance de blanco en AUTO como dice Leopoldina... Y solo en casos muy especiales, cuando hay mezcla de luces de distintas naturalezas (bombillas+flash, por ejemplo...)... en estos casos si la foto sale bien fantástico, y si se ve que la foto no sale bien... pues hay dos opciones, una es cambiar el balance de blancos... y la otra no hacer la foto en esas condiciones... o también hay otra tercera: apagar la luz de la bombilla y quedarse solo con la luz del flash, por ejemplo...
- Gregorio: En esto no estoy de acuerdo contigo, Jacinto. Yo pienso que es muy fácil utilizar las distintas opciones de balances de blancos, y que debe hacerse para lograr que los colores sean una reproducción fiel de lo que vemos cuando hacemos la foto.
- Jacinto: Zacarías, ¿tu sabes usar eso del balance de blancos?
- Zacarías: En mi cámara es fácil. Pulsas el botón WB y luego vas girando el dial para elegir el balance de blancos que quieres. La cámara te va mostrando los distintos símbolos para que elijas el que corresponde, según la clase de luz existente:
Un sol: si hay luz de día.
Una casa con una sombra: si haces la foto a un sujeto que está a la sombra en un día soleado.
Una nube: si está el día nublado, hay luz tenue, o estamos ante una puesta de sol.
Una bombilla: para la luz de tungsteno o bombilla.
Una barrita: para la luz fluorescente blanca (la de los tubos fluorescentes de toda la vida)
Un rayo: si haces la foto con luz de flash.
Dos triangulitos mirándose con un punto en medio encima de ellos: para el balance de blancos personalizado.
Y una K: si quieres fijar tú directamente la temperatura de color.
- Gregorio: ¿Y sabes fijar el balance de blancos personalizado?
- Zacarías: Yo lo hago de la siguiente manera. Imaginemos que quiero hacer unas fotos de un frutero, iluminado por una lámpara:
1.- Hago una foto de un folio blanco, iluminado con la misma luz con la que voy a hacer las fotos del frutero. (O si la tengo a mano de una tarjeta color gris medio o gris al 18%, pues esta tarjeta de color gris al 18%, que puede comprarse en una tienda de fotos, da un balance de blancos todavía más preciso que un objeto blanco). (Si veo que no me funciona bien el enfoque automático con el folio blanco o la cartulina gris… pongo el enfoque manual y calculo la distancia y enfoco manualmente).
2.- Busco en la cámara el comando MENU>Balance de Blancos Personal y pulso SET. Y a continuación selecciono la foto que acabo de hacer de mi folio blanco o cartulina gris… y pulso de nuevo SET.
3.- Luego pulso el botón WB y giro el dial para seleccionar el simbolito de BALANCE DE BLANCOS PERSONAL (los dos triangulitos que se miran).
4.- Luego hago las fotos del frutero. Y, lógicamente, los colores de la fruta me salen tal como yo los veo.
- Urín: Te salen tal como tú los ves, eso es cierto. Lo cual no quiere decir que te salgan tal como son. Porque en realidad los humanos no veis los colores tal como son, sino que veis los objetos del color que pensáis que deben ser, es decir, del color que muestran cuando son iluminados con luz de día. Porque vuestro cerebro los ve tal como está acostumbrado a verlos… tal como cree que deben ser… no tal como son… Por eso a la cámara hay que engañarla con esto del balance de blancos, para que vea los colores tal como los humanos creéis que deben verse…
Todo eso, hablando de un modo vulgar y poco preciso, porque si hablásemos con más propiedad habría que decir que los objetos realmente no tienen color ninguno, sino que sois vosotros los humanos, los que en función de la luz que los objetos reflejan los veis de un color o de otro… Si reflejan toda la luz que reciben los veis blancos. Si no reflejan ninguna los veis negros. Etc. Pero esto quizás nos lleva fuera del tema que estamos tratando…
Os ruego que sigáis hablando del balance de blancos como si yo no hubiera dicho nada…
- Jacinto: ¿Y la K?
- Zacarías: En mi cámara puedo en MENU>Temperatura de Color fijar numéricamente la temperatura de color que yo quiera. Y luego voy al botón WB y con el dial selecciono la K y luego hago las fotos.
- Jacinto: Y ¿qué temperatura de color pones cuando la fijas numéricamente?
- Zacarías: Pues más o menos la siguiente:
Para luz de día: 5200
Para sombra: 7000
Para nublado: 6000
Para tungsteno: 3200
Para luz fluorescente: 4000
Y para flash: 6000
Todo esto es orientativo. Luego puede incluso fijarse una temperatura de color diferente utilizándolo con fines creativos para obtener fotos con algún color “raro” o “especial”.
- Jacinto: Veo que el tema del balance de blancos te lo tienes chapado. ¿Queda todavía algo más?
- Zacarías: Mi cámara también tiene una función de corrección del balance de blancos, para que tienda un poco al Azul (B), al Ambar, al Magenta o al Verde (G), pero esto todavía no sé muy bien para qué sirve. Y tiene también una función de ahorquillado del balance de blancos, con la cual si ajusto el ahorquillado en la dirección B/A se puede hacer tres fotos en cada disparo: una con balance de blancos estandar, otra con tendencia al Azul (B, de blue) y otra con tendencia al Ambar, y si ajusto el ahorquillado en la dirección M/G se puede hacer tres fotos en cada disparo: una con balance de blancos estandar, otra con tendencia al Magenta y otra con tendencia al Verde (G, de green).
- Leopoldina: Creo, sinceramente, que hoy os habéis pasado tres pueblos… y medio…
- Azucena: Pues yo no entiendo a qué viene tanto lío y tanto misterio con eso del balance de blancos. Para mi es el botón más sencillo de todos. Se trata simplemente de decirle a la cámara qué tipo de luz hay en el lugar y en el momento en que se hace la foto, para que la máquina pueda reproducir correctamente los colores. Si hay luz de sol, elijo el sol; si hay sombra, escojo la casita con sombra; si está nublado, selecciono la nube; si hay luz de bombilla, pongo la bombilla… Y así sucesivamente. Y nada más.

- Andrea: Esa foto está muy bien. Tiene ese algo que no se sabe lo que es que la hace perfecta.
- Urín: Una foto es un acto de amor.

Si no amas lo que estás fotografiando la foto te quedará vacía, hueca, sin alma.

Recordad la célebre frase de San Agustín: “ama y haz lo que quieras”.
Pues bien: esta frase se puede aplicar también a la fotografía.

Ama lo que ves,
ama lo que haces,
y todo será diferente.

- Andrea: Estoy totalmente de acuerdo contigo.



- Azucena: Esta semana he hecho muchas fotos. Al principio veía que progresaba y que cada vez me salían un poco mejor. Pero luego llegó un momento en que me estanqué y a partir de ahí ya no he notado ningún progreso. Parece como si ya hubiera llegado al tope de mi capacidad de aprender y mejorar.
- Gregorio: Mira que no te quedan cosas por aprender. Photo es una palabra griega que significa luz. Y Fotografía es “pintar con la luz”. Puedes usar tu cámara para registrar cosas, con más o menos acierto. Es la “fotografía de registro”. Pero también puedes utilizarla de forma creativa, para dar vida a algo nuevo, a una obra de arte que tú construyes con la luz, que ya no es una mera reproducción de la realidad, sino algo nuevo que tú creas.
- Leopoldina: Lo que estás diciendo me parece alucinante y apasionante. ¿Crees que yo podré algún día hacer algo de eso?
- Gregorio: Por supuesto que sí. Querer es poder. Solo hace falta que la fotografía te siga apasionando.
- Andrea: Pero tienes que ir muy poco a poco. Tienes que empezar por aprender los fundamentos de la fotografía, y por aprender a mirar el mundo de otra manera, con una mirada más atenta, para empezar a ver cosas que normalmente no vemos, para empezar a descubrir trocitos de realidad que pueden originar una buena fotografía.
- Zacarías: Sí. Aprender a mirar despacio y con atención es lo primero. Saber ver dónde hay una buena fotografía. Vamos caminando varios amigos juntos por el mismo lugar, y cada uno ve una cosa diferente: el naturalista ve un montón de especies de árboles y plantas diferentes, el promotor se imagina un lugar fantástico para urbanización de chalets, el carpintero ve unos troncos que pueden dar una magníficas tablas para hacer una gran mesa con bancos a juego, el fotógrafo ve una hermosa imagen que puede dar lugar a una bonita fotografía... Es el mismo bosque, pero visto por diferentes personas, con ojos diferentes, y con intereses distintos.
- Jacinto: Saber ver. ¡Qué importante y qué difícil! Para empezar tienes que darte cuenta de que ante una misma escena la mirada de la cámara es diferente de la mirada del ojo humano. Si vemos una persona sentada en una plaza nuestra mirada es selectiva y se fija en la persona, de modo que el resto de las cosas que haya dentro de nuestro campo visual quedan como desenfocadas y como en un segundo plano. Y normalmente ni siquiera nos damos cuenta de que están allí. Si tomamos una foto… la cámara registra todo lo que está dentro de la escena que encuadramos… y además de la persona aparecerán en la foto muchas otras cosas… Puede que detrás salga una señal de tráfico, las piernas de otra persona que pasaba por allí, media paloma, o cualquier otra cosa… En la foto quedan registradas muchas cosas que nuestra mirada no había “visto”.
- Zacarías: Por eso es tan importante prestar atención a los fondos.
- Jacinto: Efectivamente. Cuando hacemos una foto tenemos que darle mucha importancia al fondo. Si queremos hacer una foto de una persona, por ejemplo, debemos fijarnos en el fondo que aparece detrás de ella. Normalmente para un retrato interesa que el fondo sea uniforme, de un solo color, para que la atención del que ve la foto se centre en la persona, sin que el fondo le distraiga. Por eso los viejos retratistas que iban por los pueblos haciendo fotos llevaban una tela blanca que colgaban para usarla como fondo, poniendo a la persona que querían retratar delante de la tela.
- Zacarías: Pero a veces el fondo puede ayudar, como por ejemplo cuando nos da información acerca del sujeto que estamos retratando.
- Jacinto: Efectivamente. Por ejemplo si hacemos una foto de un pastor… no está nada mal que el fondo sea un campo verde en el que están paciendo sus ovejas. En este caso el fondo no distrae, sino que nos da información acerca del sujeto, y nos ayuda a verlo en “su ambiente”… Pero en cambio no tendría mucho sentido hacer una foto de un pastor de ovejas en una carretera, con media señal y medio coche aparcado detrás. En este caso el fondo distrae y despista.
- Zacarías: Y desde luego el fondo debe estar siempre en un plano secundario. Deben evitarse los fondos “molestos”, como aquellos que tienen luces altas, colores chillones, etc…
- Gregorio: Es importante fijarse en el fondo, y si es preciso cambiar el punto desde el que enfocamos para buscar otro fondo más adecuado, o incluso, si es posible, decirle a nuestro sujeto que se mueva a otro lugar en el que haya otro fondo más apropiado.
Y también podemos recurrir a la profundidad de campo. Si el fondo no nos gusta podemos desenfocarlo reduciendo la profundidad de campo.
- Leopoldina: Y eso ¿qué es?
- Gregorio: Si nosotros cogemos nuestra cámara y enfocamos a un determinado sujeto para que salga nítido, la profundidad de campo nos mide la parte de la escena por delante y por detrás del sujeto, que también sale nítida. A veces es bueno que toda la escena salga lo más nítida posible, y entonces intentaremos que la profundidad de campo sea la máxima posible. Pero otras veces puede ser interesante que la profundidad de campo sea pequeña para que centrar la atención en el sujeto, haciendo que sólo este salga enfocado, y desenfocando el fondo. Como por ejemplo en un retrato, si queremos que el fondo no aparezca.
- Leopoldina: Pero mi cámara no trae ningún botón para regular la profundidad de campo. ¿Será que no tiene profundidad de campo?
- Gregorio: Ninguna cámara tiene un botón para hacer directamente que la profundidad de campo sea mayor o menor. Esto se logra por métodos indirectos. Si queremos hacer que la profundidad de campo sea mayor podemos usar un objetivo tipo gran angular, alejarnos del sujeto, o poner un diafragma más cerrado… Y si queremos hacer que la profundidad de campo sea pequeña debemos hacer exactamente lo contrario: utilizar un teleobjetivo, acercarnos al sujeto, o abrir el diafragma…
- Leopoldina: Todo eso me suena a chino.
- Zacarías: No me extraña. Pero lo irás aprendiendo poco a poco.
De momento quédate con la idea de que la cámara ve cosas que tu ojo normalmente no “ve” o al menos no se da cuenta de ellas.
Y con la idea de que los fondos son importantes y que normalmente deben ser sencillos, uniformes y poco llamativos, para que no resten importancia al sujeto principal de nuestra fotografía.

- Leopoldina: Y ¿qué es eso del “sujeto principal”?
- Gregorio: Por ahí teníamos que haber empezado. Toda fotografía debe tener una intención. Cuando haces una foto debes preguntarte: ¿Qué es lo que yo quiero que esta foto transmita? ¿Qué es lo que me interesa destacar en ella? Puede ser una persona, un árbol, una flor, una abeja, una casa, un lago… Cualquier cosa. Pero es importante que una foto tenga un centro de interés, un sujeto principal que destaque… Para que quede claro el mensaje que se quiere transmitir. El problema de la mayor parte de las fotografías es que son confusas: están llenas de muchas cosas y no sabemos realmente qué es lo que el fotógrafo nos quiere decir con ellas.
Una foto debe ser lo más sencilla posible. No debe incluir nada innecesario. En ella no debe sobrar nada.
Y una foto debe tener siempre una intención. Que nos diga algo. Y el mensaje debe ser claro. Y para ello es preciso que tenga un sujeto principal y que este destaque claramente.
- Leopoldina: Uff! Esto es más difícil de lo que yo pensaba.


Día 21 de diciembre de 2008

- Leopoldina: Estoy completamente desilusionada: todas las fotos que hice esta semana me salieron borrosas. No sé si se me habrá estropeado la cámara.
- Zacarías: Tranquila. Déjame que vea tu cámara. Vaya. Toma. Prueba a hacer una foto ahora.
- Leopoldina: ¡Anda, si esta ha salido bien!. ¿Ya la has arreglado? ¿Qué le has hecho?
- Zacarías: Muy sencillo. Te puse el modo de enfoque en automático. Tú habías puesto “enfoque manual”
- Leopoldina: A ver. Explícame bien eso del enfoque.
- Zacarías: Veamos. Enfocar es algo así como decirle a la cámara la distancia a la que se encuentra el sujeto al que queremos fotografiar, para que ella haga los cálculos oportunos para que salga nítido, es decir bien enfocado.
Las cámaras modernas tienen una opción de enfoque automático, de modo que al apretar el botón del disparador hasta la mitad la misma cámara ya mide la distancia a la que se encuentra el sujeto y lo enfoca.
Y las cámaras que son un poco buenas tienen también además la opción de enfoque manual. Hay veces en las que el enfoque automático no funciona bien y entonces debemos recurrir al enfoque manual. En este caso debemos decirle a la cámara la distancia a la que se encuentra el sujeto, manejando el mando correspondiente.
En tu caso habías seleccionado “enfoque manual” y la habías indicado la distancia de 50 centímetros. Por eso todo lo que estaba a más de diez centímetros te salía desenfocado, o como tu dices, borroso.
Además habías puesto la “ruedecita” en la “P” de “program”. Si hubieras dejado esta ruedecita en “AUTO” de “automático” la cámara hubiera funcionado en modo totalmente automático y hubiera anulado la función de enfoque manual y hubiera enfocado automáticamente.
Cuando estás empezando a hacer fotos y todas te salen mal… un buen truco es poner la cámara en modo totalmente automático para evitar problemas como el que tú has tenido.
- Leopoldina: Vaya. Pues todo eso lo he hecho sin darme cuenta.
- Jacinto: Ya. Quizás es hora de que vuelvas a leer otra vez el manual de la cámara, para seguir familiarizándote con sus funciones.
- Leopoldina: Entonces… ¿siempre que las fotos me salen borrosas es porque están mal enfocadas?
- Jacinto: No necesariamente. A veces pueden aparecer borrosas porque están movidas, y esto no es porque esté mal calculada la distancia a la que se encuentra el sujeto, sino porque al disparar se mueve la cámara o se mueve el sujeto al que estás fotografiando, o ambas las dos cosas a la vez.
- Leopoldina: Y ¿qué tengo que hacer para que las fotos no me salgan movidas?
- Zacarías: Recuerda lo que hablamos otro día: apretar el botón suavemente, primero hasta la mitad y luego hasta el fondo, respirando despacio, sujetando bien la cámara para que no se mueva. Y, además, cuando el sujeto que quieres fotografiar se está moviendo, puedes aumentar la velocidad de obturación si quieres congelar su movimiento. Pero esto será mejor que te lo expliquemos más adelante.
- Leopoldina: Entonces cuando estoy en modo automático y aprieto el botón hasta la mitad la máquina lo que hace es enfocar automáticamente?
- Jacinto: Sí, claro. Pero además de enfocar también calcula la exposición.
- Zacarías: No debes confundir el enfoque con el cálculo de la exposición. Las dos cosas son necesarias.
El enfoque es el cálculo de la distancia a la que se encuentra el sujeto. Y una foto bien enfocada saldrá nítida. Pero aun así puede salir muy oscura o muy clara.
Pero hay un problema: en una escena puede haber unos objetos que están más cerca y otros que están más lejos. ¿Cuáles de ellos toma en consideración la máquina para fijar la distancia cuando enfoca automáticamente?
Tienes que consultar el manual de tu cámara para ver cómo funciona en ella el autoenfoque. En tu cámara hay tres opciones:
a) Autoenfoque inteligente (Ai AF): la cámara enfoca lo que ella cree que es lo más importante, que normalmente será el objeto más cercano que encuentra, siempre que no esté en una esquina de la escena.
b) Detección de cara: partiendo de la idea de que el rostro de una persona es lo más importante de una escena… la cámara detecta donde hay una cara y la toma como referencia para calcular la distancia y para enfocar. Esta función es útil cuando se hacen fotos de personas, pues nos permite enfocar la persona aunque no se encuentre en el centro de la fotografía.
c) FlexiZone: zona flexible. Te permite mover el pequeño rectángulo que determinará cual es la zona de la imagen que se tendrá en cuenta para determinar el punto de enfoque. En la pantalla de la cámara ves como se va moviendo ese rectangulito.
Pero en todo esto cada cámara es diferente. Y otras tienen otros sistemas de enfoque. Lo importante es que cada uno conozca bien su propia cámara y que separa cómo se comporta y cómo puede hacer para que enfoque exactamente aquello que queremos que sea el sujeto principal de nuestra fotografía.
En último extremo podemos recurrir al enfoque manual, pero para eso también debemos leer el manual y ver cómo funciona en nuestra cámara.

- Leopoldina: Uf, ¡qué empacho!
- Jacinto: Pues para que acabes de liarte del todo te recuerdo que, además del enfoque que determina la nitidez de la imagen, para que la foto salga con una iluminación correcta la cámara calcula también la exposición. Y esto en modo AUTO también lo hace automáticamente cuando aprietas el botón hasta la mitad. La cámara mide la luz que “tiene” el sujeto y en base a ello calcula la exposición adecuada para que no salga subexpuesto (muy oscuro) ni sobreexpuesto (muy claro).
En tu cámara la medición de la exposición puede hacerse de tres maneras:
- Evaluativa: calcula un promedio de la luz existente en toda la escena.
- Medición ponderada al centro: calcula la exposición teniendo en cuenta sobre todo la luz existente en la zona central de la escena.
- Y medición puntual: calcula la exposición tomando en consideración únicamente la luz existente en el punto central de la escena.
Lo normal es usar la medición evaluativa. Pero si quieres que salga bien expuesta sobre todo la zona central de la imagen puedes usar la medición ponderada al centro. Y si quieres centrarte solo en el punto central de la imagen puedes usar la medición puntual. Pero para poder utilizar esta última es necesario controlar bastante lo que se hace.
- Leopoldina: Creo que ya tengo tema de meditación para toda la semana.
- Gregorio: Desde luego que sí. Y eso sin salir del modo automático. Yo estoy deseando volver a hablaros de la “M”, del modo “manual”.
- Leopoldina: Miedo me das, Gregorio.

- Jacinto: Casi todas las fotos digitales tienen como si fuera una telilla o una capa de nieblina por delante. Por eso yo creo que es mejor retocarlas todas un poquito con el ordenador.
- Leopoldina: Y cómo lo haces.
- Jacinto: Si usas el PhotoShop, solo con que le des contraste automático, normalmente ya mejoran.
- Cándido: ¿Y eso cómo se le da?
- Jacinto: Está en IMAGEN>AJUSTES>CONTRASTE AUTOMÁTICO. Y puedes hacerlo pulsando a la vez las teclas MAYUSCULAS+CONTROL+ALT y con estas pulsadas pulsar la tecla de la letra L.
- Leopoldina: Pues haré eso a ver qué pasa. Y si la foto queda mejor ya está, y si veo que queda peor entonces le doy CONTROL+Z y la dejo como estaba antes. Que esto de CONTROL+Z me encanta.
- Jacinto: Bien, para empezar puedes probar con eso. Pero luego es mejor que te vayas acostumbrando a retocar las fotos manualmente. Yo normalmente utilizo IMAGEN>AJUSTES… Y luego le doy un poquito de contraste, no mucho, poca cosa, como 10 puntos. A veces le quito un poco de brillo. También pruebo siempre a darle un poquito de saturación, voy probando, y cuando me gusta la dejo ahí.
Y una cosa que me encanta es probar el comando SOMBRAS ILUMINACIÓN. La gente normalmente lo usa para aclarar las zonas oscuras. Pero yo normalmente lo uso al revés que todo el mundo, a mi me gusta dejar las sombras a cero, y en la barra de abajo, en la de las luces, ir moviendo la pestañita hacia la derecha para “bajar las luces” o quitar un poco de luz de las zonas claras, con el fin de rescatar un poco el detalle en la zona de luces altas.
- Leopoldina: A mi lo que me gusta es reencuadrar las fotos usando la herramienta de RECORTAR. Así cojo un trozo de la foto y hago algo así como si fuera una nueva foto, que a veces queda muy distinta de la anterior. Es como si hiciera la foto de nuevo en casa.
- Jacinto: Sí. Yo eso también lo uso con frecuencia. Yo hago muchas veces fotos de cortezas de árboles. Y a veces en un trozo de la foto descubres formas y texturas geniales.
- Zacarías: Yo a veces también uso la función de EQUILIBRIO DE COLOR, para modificar un poco el color de la foto, y dejarla en el punto que más me satisface.
Y a veces también uso los filtros de fotografía. A veces un filtro cálido le da un tono que me gusta más.
- Cándido: Vamos a ver. Me estoy liando con tantas cosas de las que habláis. Yo solo quiero hacer fotos con mi cámara compacta digital y que me salgan bien. Nada más...
- Zacarías: Y ¿no te salen bien, normalmente?
- Candido: Normalmente sí. Pero, cuando sin darme cuenta salgo del modo automático, algunas veces las fotos me salen fatal.
- Zacarías: Bien, pues entonces empieza por usar el modo automático. Pon el ISO en automático, el dial de selección de modo en AUTO y el enfoque en automático. Así la mayor parte de las fotos te saldrán bien. Solo tienes que ocuparte de buscar un buen motivo y hacer un encuadre que te resulte interesante, de procurar hacer la foto en un momento en que haya buena luz, y de apretar despacio el botón del disparador hasta la mitad y luego hasta el fondo, sin que se mueva la cámara.
Luego, poco a poco, empiezas primero a ver qué cosas puedes variar en tú cámara dentro del modo AUTO. Y una vez que aprendas a usar una función y a ver los efectos que puedes lograr con ella… pasas a la siguiente… Y así sucesivamente. Y poco a poco vas conociendo tu cámara.
Después puedes empezar a usar el modo “P” de PROGRAM, y ahí podrás manejar otras funciones a mayores…
Y al final pasas al modo manual, cuando ya tengas controlado todo lo anterior…
- Jacinto: Yo lo que veo es que en las máquinas analógicas había una diferencia fundamental entre cuatro MODOS: AUTOMÁTICO, PRIORIDAD DE APERTURA, PRIORIDAD DE VELOCIDAD y MANUAL… Y lo esencial era manejar bien la apertura de diafragma y la velocidad de obturación.
Pero ahora, en las cámaras digitales, hay otros muchos parámetros que se pueden manejar desde la cámara y cambiar en cualquier momento, cosa que antes no se podía. Y desde ese punto de vista las cámaras digitales tienen muchas más posibilidades que las analógicas.
- Leopoldina: ¿Puedes poner un ejemplo?
- Jacinto: Pues mira, por ejemplo el ISO, sin ir más lejos. Antes comprabas una película de un determinado ISO, por ejemplo ISO 100, y una vez que la metías dentro de la cámara, ya no podías cambiar el ISO hasta que cambiabas de carrete. Tenías que trabajar con ese ISO 100 y punto. Es cierto que luego en el laboratorio podías forzar un poco… pero eso era muy complicado…
En cambio ahora, con las digitales puedes cambiar de ISO en cualquier momento, desde la cámara, con solo apretar un botón o mover una ruedecita. Y esto es muy cómodo. Y abre un mundo de posibilidades. Si hay poca luz, además de jugar con la velocidad y con el diafragma, puedes también subir el ISO, si bien teniendo en cuenta que cuando pasas de 800 suele aparecer el ruido… Pero lo de poder manejar el ISO es una gozada…
Incluso en AUTO la propia máquina elije el ISO que le parece más adecuado. Y por eso a veces parece que las cámaras digitales fabrican la luz, sacan luz de donde no la hay, y te sale una buena foto en condiciones en las que hay poca luz… Luego miras en la información y ves que la propia cámara en AUTO ha subido el ISO a 400… y eso ha permitido que la velocidad no fuese excesivamente lenta y que la foto no saliese movida...
- Zacarías: Y otra de las cosas que antes solo podías decidir en el momento de comprar la película era el balance de blancos: y tenías que ver si comprabas un película para luz de día, o para luz de tungsteno… etc… En cambio ahora el balance de blancos puedes cambiarlo en cualquier momento desde la misma cámara…

EL DESENFOQUE RADIAL…

- Zacarías: Una de las funciones de PhotoShop que me gusta mucho es la desenfoque radial. Yo la suelo aplicar así: con el lazo selecciono la parte la fotografía que me interesa conservar, luego voy a SELECCIÓN > MODIFICAR > DESVANECER (que en algunas versiones se llama “calar” y otros le llaman “flatear” ) y en el radio pongo 85 y le doy OK. Luego voy a SELECCIÓN > INVERTIR, para invertir la selección. Y luego voy a FILTRO > DESENFOCAR > DESENFOQUE RADIAL y en cantidad le pongo por ejemplo 30, dejando “metodo: giro” y “calidad: buena”. El resultado puede ser algo parecido a esto:



EL BRIDGE

- Leopoldina: Un amigo me dijo que tengo que habituarme a usar el Bridge para manejar mis imágenes. ¿Vosotros qué opináis?
- Zacarías: A mi me gusta mucho usar el Bridge. Con él puedo hacer muchas cosas, como por ejemplo las siguientes:
- Abro el Bridge, selecciono una carpeta en la que tengo fotos, y puedo verlas: en miniaturas, como diapositivas (viéndolas abajo todas en una fila en pequeñito y arriba en grande una a una), o viendo a la vez la foto y sus metadatos.
- Cuando las vea en modo de diapositivas puedo muy fácilmente agrandar o empequeñecer las fotos que aparecen abajo y arriba. Puedo pinchar en la foto grande que me aparece arriba y me aparece una lupa, que puedo ir paseando por la foto moviendo el ratón, para ver agrandadas y con mayor detalle las partes de la foto que me interesan (pongo la lupa pinchando en la foto, quito la lupa pinchando de nuevo en la forma ampliada… siempre procurando pinchar con el ratón y no con una aguja para no dañar la pantalla del ordenador…)
- Puedo borrar fotos, girarlas, o cambiarlas de una carpeta a otra… todo con mucha rapidez y facilidad.
- Puedo ordenar las fotos dentro de una carpeta de diferentes maneras: por nombre de archivo, por fecha de creación, por fecha de modificación, por tamaño de archivo, etc…
- Puedo seleccionar varias fotos dentro de una carpeta y cambiarles el nombre de una sola vez. Antes, cuando quería cambiarles el nombre a varias fotos, lo hacía una a una y si eran muchas fotos me resultaba una labor tediosa, aburrida, y que me llevaba mucho tiempo. Ahora selecciono las fotos a las que les quiero cambiar el nombre, y luego me voy a HERRAMIENTAS>CAMBIAR NOMBRE DEL LOTE… y ahí tengo varias maneras de cambiarles el nombre a todas las seleccionadas de una sola vez… Puedo además conservar el nombre de archivo actual en los metadatos…
Además tengo la opción de aplicar esto a todas las fotos de una carpeta de una sola vez.
Y también puedo ordenar automáticamente o manualmente las fotos de una carpeta en la forma que me apetezca… y luego cuando las tengo ordenadas a mi manera… les cambio el nombre a todas… y a partir de ahí me quedan ordenadas por nombre en la forma en que las tenía ordenadas en ese momento….
Puedo también incluir dentro del nombre de cada foto la fecha en la que fue tomada, en el formato que más me guste…
Y todo esto puedo hacerlo dentro de la misma carpeta en la que están las fotos… o si lo prefiero puedo dejar esa carpeta como está y dejar ahí las fotos con los nombres originarios, y crear otra carpeta nueva en la que me pone las fotos que selecciono con el nombre nuevo que quiero darles automáticamente y todas de un golpe.
En fin, que esta función es genial.

Puedo crear una plantilla de metadatos y anexárselos de un golpe a todas las fotos de una carpeta o a parte de ellas. Esto, además de ser muy útil para proteger mis derechos de autor, me ayuda mucho luego para realizar búsquedas, entre otras cosas porque en los metadatos puedo meter también palabras clave, puedo poner el lugar donde fueron tomadas las fotos, la fecha etc… Una vez que se meten los metadatos la función EDICIÓN>BUSCAR es genial.
- Puedo poner una carpeta de fotos con la que estoy trabajando con frecuencia en el lado izquierdo, en favoritos, simplemente arrastrándola y dejándola caer allí… Así a la vez siguiente podré acceder a ella directamente con un solo clic.
- Usando la función “filtro”, dentro de una carpeta puedo seleccionar con un solo clic todas las fotos que tienen alguna característica en común: por ejemplo las que están tomadas en orientación vertical o en horizontal, las que fueron tomadas en una fecha determinada, las que tienen ISO 80, ISO 100 etc, las que tienen una determinada palabra “clave”…
- Puedo añadir etiquetas a algunas fotos… y luego puedo seleccionar o filtrar las que tienen una determinada etiqueta y trabajar con ellas… Dentro de estas etiquetas tengo también la opción de clasificar mis fotos añadiéndoles una, dos, tres, cuatro o cinco estrellas, según lo que me guste o importe la foto… E incluso puedo etiquetar con “rechazar” aquellas que no me interesan. Luego, una vez clasificadas las fotos de una carpeta, puede con un solo clic seleccionar en cualquier momento las que respondan a una determinada clasificación (por ejemplo las que tienen cinco estrellas). Esto es muy práctico para no tener que volver a verlas todas cada vez, sino para ver solo las que tienen la etiqueta que en ese momento nos interesa.
- En el modo vista de diapositivas puedo seleccionar dos miniaturas a la vez (mantengo pulsado la tecla CONTROL y hago clic en una y luego en otra) y así me aparecen las dos en grande una al lado de la otra y las puedo comparara fácilmente para ver cual me gusta más…
- Y también puedo ver las imágenes a pantalla completa yendo a la opción VER > PROYECCIÓN DE DIAPOSITIVAS.
- También puedo utilizar Bridge para descargar las fotos al ordenador desde la cámara o desde la tarjeta… mediante la opción ARCHIVO > OBTENER FOTOS DE LA CÁMARA… Luego me abre un menú en el que puedo decirle dónde las quiero guardar, con qué criterios, con qué nombre…
- Y, al igual que en PhotoShop, puedo pulsar el tabulador para cambiar la apariencia del espacio de trabajo, ocultando o haciendo aparecer de golpe las herramientas…

- Leopoldina: Y con el Bridge se puede cambiar el tamaño de varias fotos de una sola vez para rebajarlas de peso para enviarlas por mail?
- Zacarías: Puedes hacerlo yendo a HERRAMIENTAS > PHOTOSHOP > PROCESADOR DE IMÁGENES… y se te abre PhotoShop con un menú donde puedes hacerlo…

- Zacarías: De todos modos lo que realmente tiene el Bridge es que puedes clasificar tus fotos y localizarlas de un modo muy eficaz.


RETOQUE DE FOTOS

- Leopoldina: El otro día vi como un amigo retocaba una foto con PhotoShop y me quedé alucinada.
Primero seleccionó una zona que estaba oscura y luego le dio luz y vida con el comando IMAGEN > AJUSTES > SOMBRAS/ILUMINACIONES, poniendo la cantidad de sombras en 10 y la cantidad de luces en 0.
Luego le quitó ruido y la enfocó de un modo que ya no recuerdo bien.
Y luego con la herramienta SOBREEXPONER puso la exposición a 12 y se la pasó por los ojos y por la boca para darle un poco de luz y vida.
- Zacarías: Está claro que con un retoque bien hecho se puede mejorar una foto. Pero hay que hacerlo con discrección y con mesura, sin exagerar, de modo que casi no se note.

 

MÁSCARA DE ENFOQUE:

- Leopoldina: hoy he descubierto en photoshop una herramienta que me encanta. Es la máscara de enfoque.
- Zacarías: ¿y qué parámetros sueles ponerle?
- Leopoldina: Esta tarde estuve probando con los sigientes: cantidad 120, radio 2,7 y umbral 0. Y me gustaron los resultados. Deja las fotos muy bien enfocadas.
- Jacinto: Pues a mi me parece que con esos parámetros las enfocas más de la cuenta. A mi me gusta ser más suave en el enfoque y por eso normalmente pongo: cantidad 100, radio 1,1 y umbral 0. Me gusta darle un ligero toque de enfoque pero sin exagerar, de modo que apenas se note, y las fotos queden enfocadas en la medida justa. De todos modos en cada foto puedo variar un poco los parámetros. Y si quiero enfocar más una foto le subo un poco a la cantidad. Además también me gusta seleccionar una zona de la foto que me interese y aplicarle el enfoque a esa zona. Es decir, enfocar por zonas.

- Gregorio: Hay muchas formas de dar enfoque a una foto. Yo os voy a mostrar tres de ellas. La primera sigue estos pasos:
1.- IMAGEN>MODO>COLOR LAB
2.- Luego VENTANA>CANALES y pincho el canal de LUMINOSIDAD dejando que los otros queden deseleccionados. Y luego enfoco este canal con FILTRO>ENFOCAR>MASCARA DE ENFOQUE. Aquí sigo normalmente estos criterios: en el radio nunca pongo más de 2, el umbral lo pongo normalmente en 10, y en la cantidad no suelo pasar de 120.
IMAGEN>MODO>color RGB.

Otra forma de enfocar una imagen:

CAPA>DUPLICAR CAPA
FILTRO>OTRO>PASO ALTO
Y finalmente combinamos las dos capas como SUPERPONER.

Pero para mi la mejor forma de aumentar el enfoque de una foto es la siguiente:

IMAGEN>MODO>16 BITS
CAPA>DUPLICAR CAPA
Desmarco la capa nueva (fondo copia) pinchando en el "ojito" y selecciono la otra capa (fondo) y sobre ella hago lo siguiente:
FILTRO>DESENFOCAR>DESENFOQUE GAUSIANO>3 pixeles.
Selecciono y marco o hago visible la capa de arriba (fondo copia) y sobre ella hago:
IMAGEN>APLICAR IMAGEN y en la pestaña capa eligo la de "fondo", en fusión pongo "añadir", luego en escala pongo "2" y finalmente marco la pestaña "invertir"... y OK (a pesar de que parece que ha desaparecido todo).

Después combino las dos capas mediante "luz lineal"

Acto seguido hago IMAGEN>AJUSTES>BRILO Y CONTRASTE>y subo el contraste al 100% (en la capa "fondo copia"). OK.

Y al terminar acoplo las capas, en CAPA>ACOPLAR IMAGEN.

Todo esto parece muy largo pero se puede gravar como una "acción" y aplicarlo luego automáticamente. Para gravarlo hacemos:

VENTANA>ACCIONES y en la ventana de acciones pinchamos en el cuadradito que está abajo, a la izquierda de la papelera, para crear una acción nueva, a la que le ponemos el nombre de enfocar, y pulsamos "gravar" y repetimos todos los pasos antes vistos:

IMAGEN>MODO>16 BITS
CAPA>DUPLICAR CAPA > OK
Desmarcar la capa de arriba y seleccionar la de abajo
FILTRO>DESENFOCAR>DESENFOQUE GAUSIANO>3> OK
Selecciono y marco y hago visible la capa de arriba.
IMAGEN>APLICAR IMAGEN...capa=fondo; fusión=añadir; escala=2; marcar "invertir" OK
Combinamos las capas en "luz lineal"
IMAGEN>AJUSTES>BRILLO Y CONTRASTE>contraste=100 OK
CAPA>ACOPLAR IMAGEN.

Y al acabar le damos al cuadradito que está abajo a la izquierda de todo de la ventana "acciones" para detener la grabación.

Después para aplicar esta acción a cualquier fotografía abrimos VENTANA>ACCIONES y pinchamos en el nombre o título de esta acción ("enfocar") y le damos al play o triangulito que hay abajo de la ventana de capas, en tercera posición. Y podemos darle una o varias veces, según queramos enfocar algo, más o mucho...

De todos modos es importante no pasarse, porque si se exagera el enfoque el efecto puede ser poco agradable...

Y no olvideis que en el flujo de trabajo el "enfoque" debe hacerse al final, después de haber hecho todos los demás retoques y ajustes...

- Leopoldina: ¡Qué pasada, Gregorio, cuánto sabes! ¿Sabes también como se pueden quitar las "patas de gallo"?.

- Gregorio: Se puede lograr del siguiente modo:
Dentro del grupo de herramientas en las que está el pincel corrector seleccionamos la herramienta "parche". Y con ella seleccionamos la zona de la cara en la que está la pata de gallo... y luego arrastramos hacia otra zona de la cara para ver como desaparecen las patas de gallo... y a continuación, antes de hacer ninguna otra cosa, vamos a EDICIÓN>TRANSICIÓN SELECCIÓN DE PARCHE opacidad = 50 (o lo que nos parezca para suavizar el efecto y hacerlo más creible).

 

EL RUÍDO EN LAS FOTOS:

- Leopoldina: Me gustaría que me explicáseis cómo se puede eliminar el ruído en las fotos con el programa Photoshop.
- Zacarías: Puedes hacerlo de la siguiente manera. Vas a FILTRO>DESENFOCAR>DESENFOQUE GAUSIANO. Le pones más o menos una cantidad de 7.
     Luego vas a EDICIÓN>TRANSICIÓN DESENFOQUE GAUSIANO y en opacidad dejas el 100% y en modo seleccionas COLOR y le das OK.       Solo con hacer esto ya eliminas parte del ruído.
- Jacinto: De todos modos no olvides de que el ruido no siempre es malo. A mi por ejemplo me gusta el ruído en algunas fotos en blanco y negro.

- Zacarías: También hay un método en Photoshop para añadir ruido y obtener una foto en b/n que de la sensación de ser una foto antigua, de las que se hacían con carrete hace muchos años, antes de que apareciera la fotografía en color.
     Partiendo de una foto digital en color los pasos a seguir son los siguientes:
     IMAGEN>AJUSTES>BLANDO Y NEGRO... y pasamos la foto a blanco y negro.
     CAPA>NUEVA>CAPA ok, para crear una capa nueva transparente.
     Seleccionamos la capa que hemos creado, seleccionamos la herramienta bote de pintura, escogemos un color gris medio, y pintamos toda la capa de ese color gris medio, vertiendo el bote de pintura encima de la foto.
     FILTRO>RUIDO>AÑADIR RUIDO
     Vamos a la paleta CAPAS e integramos las dos capas mediante SUPERPONER, y con la opacidad buscamos el punto que más nos guste. Bajando la opacidad suavizamos el efecto del ruído, si queremos.
     CAPAS>ACOPLAR IMAGEN.
     Finalmente todavía podemos ir de nuevo a IMAGEN>AJUSTES> BLANDO Y NEGRO... y pinchar en matiz para pasar la foto a SEPIA, y si queremos que sea un medio sepia en SATURACIÓN podemos poner por ejemplo 5 o 7...
     El resultado puede ser algo parecido a esto:

 

 

LA FOTOGRAFÍA ... ¿ES UN ARTE?

- Leopoldina: ¿Vosotros creeis que la fotografía es un arte?

- Gregorio: A veces sí y a veces no. Cada día se hacen millones de fotografías: con las cámaras digitales, con los móbiles, con las webcam... Y la mayor parte de la gente cuando hace una foto no tiene la intención de crear ninguna obra de arte, sino que simplemente les apetece gravar algo que están viendo y aprietan el botón sin más pretensiones. Su única intención es sacar una instantanea o hacer una foto de registro.
     Yo creo que para que una foto se convierta en arte tiene que haber una intención. El que hace la foto tiene que pretender hacer algo más que tomar una instantánea.

- Leopoldina: Pues a mi muchas veces me gustan más las fotos que hacen los niños que las que hacen los fotógrafos de reconocido prestigio. Me parecen más originales, más espontáneas, más creativas... y sobre todo menos aburridas...

- Gregorio: Es cierto que a veces puede salir una foto genial por casualidad... Pero lo normal es que las buenas fotos se logren después de mucho aprendizaje y de mucho trabajo... Normalmente una buena foto requiere un tema interesante, un buen encuadre, una buena luz, una buena técnica... y, sobre todo, una intención...

- Zacarías: Yo pienso que desde que existe la fotografía siempre se ha discutido de si es o no es arte, y de cuando una fotografía es de verdad una obra de arte... Al principio existía la pintura... Luego apareció la fotografía y se descubrió que por medios puramente mecánicos se podía reproducir la realidad, con mucho menos esfuerzo que un pintor y con mucho mayor detalle y realismo... La primera idea que se tuvo es que el pintor crea una obra y el fotografo simplemente usa unos medios mecánicos para obtener una copia de la escena... que la pintura es arte y la fotografía no...
     Pero luego, poco a poco, se fue viendo que el fotógrafo no se limita a reproducir la realidad simplemente, sino que también aporta a sus imágenes su propia forma de ver la realidad, y en este sentido está creando algo nuevo...

     Por otra parte a veces se ha visto la fotografía como un medio para influir en la política y para favorecer un determinado cambio en la sociedad... A veces la fotografía servía para consagrar las diferencia entre las clases sociales... y otras veces se usaba como un medio para lograr una igualación de clases... Otras veces se ha usado como medio para criticar una guerra, o para criticar la pobreza y la exclusión social en la que viven determinadas capas de la sociedad... Otras para criticar el destrozo del medio ambiente que produce la mano del hombre...

     En cambio en otras ocasiones los fotografos se han refugiado en el subjetivismo y han buscado el arte por el arte sin ninguna pretensión de influir en la marcha de la sociedad...

- Leopoldina: Todo eso es muy teórico... Yo con todas esas teorías me pierdo. Aterriza un poco y dime qué es para tí la fotografía.

- Zacarías: Uf!!! Pues la verdad es que no lo sé muy bien. Yo disfruto tomando fotos. Busco captar la belleza que ven mis ojos. Reconozco que soy un autodidacta y que no tengo una técnica depurada. Pero la verdad es que la técnica no me interesa mucho. En realidad solo me interesa en la medida en que puede ayudar a aumentar la belleza de una foto. Pero no me preocupan las cuestiones técnicas por sí mismas...

     Para mi el objetivo es captar y reproducir la belleza que encuentro ante mi. Y la belleza puede estar en la forma, en el color, en el significado de la escena...

     De todos modos, creo que lo que busco es sobre todo la fotografía conceptual. Busco que una foto exprese una idea, un concepto, un mensaje... Es como si quisiera decir algo y en vez de expresarlo con palabras pretendiese comunicarlo con una fotografía... Para mi la fotografía es como un mensaje que entra por los ojos...

     Por eso me gusta hablar de FOTOPOESÍA... Y me gusta a veces combinar las fotos con algunas palabras a modo de frase breve o de poema... A veces veo una foto y me pongo a escribir lo que esa foto me sugiere... Y el resultado (foto+texto) es lo que yo llamo un fotopoema... Esto es para mi mi forma de expresarme... ¿Es arte? Para mi lo es, al menos en la medida en la que sirve para plasmar mi creatividad...

- Leopoldina: Me gusta la idea del FOTOPOEMA. Es algo que no había oído nunca. ¿Puedes ponerme un ejemplo?.

- Zacarías: ¿Un ejemplo? Mira esto:

 

Pez hoja,
animal vegetal,
forma de pez,
alma de planta...

Dormido en el estanque,
al pie de un monumento olvidado,
un domingo vestido de niebla...
el pez hoja nada,
descansa,
medita,
sueña,
y reza...

Son los misterios
del silencio
acariciado por los cabellos del viento...

son las huellas
dulces, suaves, tiernas...
de aquella mirada antigua,
de aquella sonrisa,
de aquella palabra de amor
de la que queda el eco
en el mar inmenso
de la luz y del recuerdo...

(Fotopoema)

 

 

Hola Amig@s... la poesía es luz que sale del alma...


"Lo que convierte la vida en una bendición no es hacer lo que nos gusta, sino que nos guste lo que hacemos." (GOETHE)

"No me resigno a que, cuando yo muera, siga el mundo como si yo no hubiera vivido" (Pedro Arrupe)


TOP: Ir al INICIO de esta página

Benvid@, a Galicias.com

MAPA DE LA WEB